Ir al contenido principal

COMO UN CÓDIGO DE BARRAS AÑEJO

Por Fabio Carabeo
Leía en La Información.com que el código de barras acaba de cumplir 35 años... No sé cuánto tardó en gestarse la idea hasta cuajar, pero visto lo visto me alarmé: ¡Soy un año mayor que el código de barras! Me imagino que no tiene mayor relevancia. Tanto o más que cuando te das cuenta de que sacas diez a los mejores jugadores de fútbol, tenis, baloncesto; tanto o más que cuando en la cola de la frutería te dan la vez "de usted"; tanto o más que cuando un quinceañero te llama señor antes de pedirte fuego.

No tengo mucho más que añadir, me saldría una intensa lista de tópicos que no me apetece reproducir. Tampoco deseo terminar pareciéndome a uno de esos anuncios generacionales tipo Minute Maid (totalmente dirigidos a los nacidos a principios de los 70)... Al final, después de leer sobre el cumpleaños del código de barras, me bajé a la calle, entré a comprar unas picotas y al pasar por la caja sonó una música. La dependienta, una veinteañera de Moldavia con acento de Jaén, me estaba enchufando con una pistola láser...

¡¡Es usted el cliente número 1.000 de Frutas Grajo y Garrincha, lo dice su código!!! Me regalaron un Fresquito y me fui tan ancho.

Comentarios

Juana ha dicho que…
Pues yo tengo casi 50, pero no hace mucho me pase la tarde jugando con el hijo de unos amigos (3 años el chiquillo) a la hora de dormir, no podía entender porque él se tenía que acostar y yo me quedaba con "los adultos" jajajajaja me hizo una ilusión
Anónimo ha dicho que…
¿Algún mensaje revelador en el Fresquito, Fabio?. Cuenta, cuenta.

Yo una vez le dejé a un señor (de más de 36) sentarse en el autobus y me dijo: ¿tan mayor parezco?, cuando empiezan a cederte el sitio mal asunto. Desde entonces voy siempre cómodamente sentada y miro para otro lado.
josakos ha dicho que…
Creo que o mucho me equivoco,o el paso del tiempo nos persigue y se manifiesta de tantas maneras como minutos tenemos en nuestra memoria,por suerte y aunque parezca lo contrario a nuestro favor.Y es que el miedo,más que el tiempo¿a quién piesa encadenar?despues de todo unas picotas frequitas es tiempo suficiente para concluir cualquier reflexión.
Anónimo ha dicho que…
Que delicia de minirelato el de Fabio Carabeo. Está lleno de significados.
El código de barras e inventos similares han redimido a la humanidad de tareas muy elementales que puede hacer una máquina.
Anónimo ha dicho que…
continúa...
Dejarse el asiento es tarea superior o ayudarse a recoger lo caido al suelo. Ayer, al pagar se me cayó una moneda. Inmediatamente un mocetón enorme se abalanzó para dármela. Le dije, no te molestes; me dijo, "no es nada mi rey" Estoy en Las Palmas. Demos a las máquinas lo que es de ellas y los humanos lo suyo.
Anónimo ha dicho que…
Bueno, reconozco que no siempre voy sentada, a veces me quita el asiento alguna ancianita veloz que corre más que yo.
Ayudarse a recoger cosas que se caen está muy bien, y mucho mejor si encima te dicen "mi rey". Así da gusto.
Netambulo ha dicho que…
Pues con 2 años más que el código de barras, el bajón que me pegó descubrir la triste realidad del anuncio de Minute Maid es indescriptible.

Al principio te emocionas porque sabes la respuesta sobre Vickie: "¡Lo sé, lo sé!"
Pero luego, llega el palo. ¡¡Eso no se hace!! ;-)

J.
Anónimo ha dicho que…
Los de nuestra quinta!!
Estamos en una segunda juventud !!
capitán garfio ha dicho que…
Me he puesto tan.....eufórico,que me olvidé de presentarme.....
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Yo cuando vi el anuncio de minute maid decidí que por mi esa marca se puede ir a pique ¿pretenden venderme llamándome carroza??!!!!!
Netambulo ha dicho que…
Absolutamente de acuerdo con CYBRGHOST. Desde cuando se le insulta así a los "posibles" clientes...

Primero te tocan el corazoncito y luego... Esto es publiciad "mamporrera"

J.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e