Ir al contenido principal

MIRADAS QUE MATAN, QUE PIENSAN

Dicen que un mago nunca revela sus trucos... Pero como yo no lo soy, puedo contar la siguiente historia. Muchos ya sabéis de sobra quién es Casimiro. Ese personaje, piedra angular de Mistervértigo, con una vida intensa e inquietante que un día decidió desconectar de la realidad y caminar por las calles -tan aseado como en su primera cita- hablando solo. Ese personaje que un día murió y resucitó a los pocos meses.

Ese personaje que, como el 99% de los que pululan por este blog, es ficción, pero que tiene cara y un pie en la vida real. Se asea como el mejor de los Casimiros y se pega unas charlas él solo de alucinar. La historia es que volvía a casa un día cualquiera y este señor, en el que basé a Casimiro, estaba sentado en un banco frente a mi portal... en mitad de uno de sus monólogos. Creo que hablaba de Decretos Ley y mendrugos de pan mal mal interpretados...

Miraba al suelo, no parecía que se fuera a levantar de ahí, de pronto, a medida que me acerco, levanta la cabeza y me clava la mirada... Sigue a lo suyo, no cambia el discurso, pero me mira como si me conociera, a los ojos, como si supiera cada palabra que le he dedicado en este blog... como si guardara cierto resentimiento. Ojalá hubiera podido capturar ese instante en vídeo o en foto... Inquietante no, lo siguiente. Aún se me pone la piel de gallina al recordarlo. Una mirada así no se olvida nunca. Vacía, pero llena, ida pero cuerda, con rencor pero llena de calma.

Y ahora mismo, no sé qué hacer. Salud!

*Casimiro se parece mucho a Boris Karloff

Comentarios

copifate ha dicho que…
"Inquietante no, lo siguiente."
Subraya esta frase y habla de ello con tu compañero de pupitre.
Bravo!
Juana ha dicho que…
No hagas nada, si está bien así ..... inquietante.
Dani Seseña ha dicho que…
Subrayo, copifate, y tomo nota, juana. Me quedo en el sitio y sigo observando.
La Zapateta ha dicho que…
Hay miradas que matan y hay miradas de muerto. Todo lo anterior inquieta (desasosiega
-que no es lo siguiente sino lo anterior-). Tu mirada, sin embargo, está viva y es capaz de hacer vivir a todos sus Decretos y todos sus Mendrugos. Te recomiendo una relectura rápida (es un decir) del "Mundo de Sofía".
Anónimo ha dicho que…
A mi se me ocurre que tú, como sí le conoces, le mirarías como a Casimiro, que tantas historias te ha inspirado. Y entonces él no es que te mirase, sino que te devolvió la mirada que tanto parecía saber de él. isa
copifate ha dicho que…
En el TRATACTUS Oculis, la autora Anilom Lebasi nos da una maravillosa lección del origen de las miradas, sobre todo de las que se devuelven (Capítulo final). No dejeis de leerlo. Solo está editado en braille.
Anónimo ha dicho que…
le echaré un vistazo (o un leve roce, más apropiado si está en braille)al libro ese, aunque la autora no me suena de nada, la verdad.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e