Ir al contenido principal

EUFEMISMOS SEVEROS

Julipa Duero Portal es negro y le han diagnosticado un eufemismo severo. Lo tiene desde que nació, pero no lo ha desarrollado hasta entrados los veintimuchos. Cuando era pequeño hacía las cosas por su nombre, comía avispas en vez de mocos y comía avispas, no eran travesuras de niños, no, comía avispas... La adolescencia estuvo marcada por la bragueta bajada. Lo llaman hombros de cartero... pues no hacía falta crear un término para él, porque lo que le ocurría era simple: se le bajaba la bragueta espontáneamente incluso con pantalones de botones.

Sus compañeros de clase apelaron a la creatividad y le pusieron su primer "nick": el bragueta.

Y ahora, con veintitantos el eufemismo severo le está machacando, porque ya nada lleva nombre propio. Julipa Duero Portal se había acostumbrado a escuchar la verdad de un modo desagradable; vamos, al cinismo. Y ahora todo está revestido de buenas palabras. De hecho, ya no le llaman el negro, sino el afro. Ha dejado de ser un obrero maricón en paro, para concertirse en un trabajador gay de la construcción en un periodo difícil. Julipa lo lleva mal, pero prefiere ir de mal en peor, que pensar en daños colaterales.

Salud!

*Sí, es una foto en negro.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Al principio pensé que eufemismo severo era un emperador romano. Luego ya me di cuenta que no y ahora ya se lo que es: no hay tratamiento, ni de Ud. ni de tu. Es intratable, irritante, engreido, jactancioso. No tiene cura, como yo, que he apostatado a tiempo. No pertenezco a esa secta regida por esos señores con faldas y gorritos puntiagudos (ver portada del PAÍS de hoy domingo, el día del señor)
Firmado: Juliano
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
¿Porque no le dejarán ser lo que quiera? ¿No hay tratamiento para el eufemismo severo? Porque creo que no solo lo padece el si no que va para pandemia
Anónimo ha dicho que…
Tus historias no son sólo inspiradas, está claro que también son inspiradoras (qué maravilla el comentario de Juliano). Siempre me encuentro con recovecos por los que nunca antes había pasado.

Anónima en periodo difícil
La Zapateta ha dicho que…
Mucho Anónimo en este post... Anónimo significa sin nombre, pero como esto va de eufemismos, podríais llamaros timidillos-as, perezosos-as. Por cierto, desearía que las anónimas no se camuflasen bajo anónimos, y así por lo menos dejar ver su "seso" como decía mi profesor de bilogía al explicarnos los diversos aparatos reproductivos. Otro apunte: mi hija un día me llamo persona oscura, ante el asombro de mi marido y el mío propio. Nos dimos cuenta al rato de que me estaba gastando una broma, ya que en su cole - San Eufemio Perraco - parece que a los negros les llaman oscuros...
Gordipé ha dicho que…
Si está en paro... a lo mejor podría ganarse la vida como intérprete en ruedas de prensa. Más de uno agradeceríamos traducción simultánea eufemismosevero/castellano. Eres grande, ¿sabes?

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...