Ir al contenido principal

MENSAJES ENTRE TANGAS

En este mismo espacio, cuatro pequeños adoquines de barrio, hace no mucho se hayaba el fresquito que Donante Gas. Ahora otro envoltorio reposa en pleno verano sin tanga ni limonada. La tres tristes sillas tampoco andaban muy lejos, por cierto. ¡TU TANGA CON MENSAJE! Me quedo consternado, con la intriga en el cuerpo por no conocer qué tipo de mensaje se oculta entre lencerías chinescas... a pocos metros hay un "super euro".

Siento que la foto esté desenfocada, pero imaginaros el bochorno si me ve Eugenia la del 7º (una setentona con muy mala hostia) en cuclillas capturando este sobre. Acabaría con como El Vampiro de Dusseldorf: marcado con la "T" de tanga mensajero. Podía haberme ido al "chino", con la bolsita que me encontré en el suelo, pedir el número de serie del producto y dar con el fabricante... y así seguir la cadena hasta llegar al escritor del texto. Sería una versión "serie B" de La Estrella Ausente.

Esto es como cuando te preguntan por una película que has visto 1000 veces -tipo La Semilla del Diablo (gran película por cierto en cuya traducción al español se desvela el secreto final)- y en ese momento no te viene el nombre a la cabeza... te quedas con la duda horas y horas y horas, hasta que de pronto te preguntan otra cosa y en ese momento te viene la respuesta a la primera pregunta. Pues ahora no me quito el mensaje del tanga de la cabeza (no, no llevo tanga)...

Pero me acaba de llamar La Zapateta (comentarista habitual de MISTERVÉRTIGO) para hablarme del caso del kiwi-lemur salvaje (ya os contaré) y me ha contado la historia mínima de Pedro Perchero de Colgados: Se lio cerca de mi casa con Mindunda Merrías... Empezó a quitarle la ropa y cuando le subió la falda con los labios se encontró con un mensaje en primer plano: ¡Deja que los estúpidos sigan por su camino!

Salud!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
La historia será mínima, pero las posibilidades abiertas con ese mensaje, muchas. A ver si la Zapateta te cuenta la versión ampliada, y lo del kiwi-lemur, que promete.
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
A ver si los servicios de limpieza siguen tan negligentes como hasta ahora por tu barrio, que los restos que encuentras tienen miga!!!.
La duda que me surge es... ¿que lleva a alguien a comprar un tanga en "los chinos" y ponérselo en plena calle?
Juana ha dicho que…
Hay que ver la cantidad de cosas que pueden escribir los chinos en los sitios "chiquirritines".

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e