Ir al contenido principal

LA TABERNA LITERAL

Si entras en la Taberna Literal lo primero que te llama la atención es la carta, escrita a golpe de tiza sobre negro pizarra. Un elenco de buenos productos a base de: "El tiempo que quieras", "La justicia por su mano", "En serio", "Menos en serio", "Con calma", "Como suena", "De contacto", "Pan y moja", "Despacio", "La dirección equivocada", "La dirección correcta", "El mejor camino", "Una decisión"...

Mi amigo Mati Dospuertas Perdido y yo entramos por primera vez. Nos la había recomendado Paquete el tuerto, un vecino ido que controla mucho de restaurantes y garitos... diferentes. Salíamos de currar, ambos estábamos con las reservas al límite y a falta de un psicoanalista que nos aguantara la conversación, Mati y yo decidimos beber y compartir catarsis de fin de temporada.

Esta taberna tiene un algo terapéutico... Antes de pedir ya habíamos tomado "Algunas decisiones". Entonces, con gesto conciliador (y no menos redentor), nos atendió Sigfrido Tomavistas, el camarero.

¿Qué va a ser? Nos preguntó... y cuando llegó mi turno, dudé. Pero al final decidí tomármelo "Todo menos a pecho". Mi amigo Mati, sin embargo se decantó por no tomarse a sí mismo "Tan en serio". Brindamos, tomamos y acabamos riéndonos de la gilipollez propia y ajena. Es lo que hay.

Salud!

*El óleo: En la taberna (1965), de José Bardasano.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Claro, ahora entiendo esas desconcertantes cañas y tapas de ayer... Primero tomé la dirección equivocada y más tarde dos cosas al pie de la letra.
Juana ha dicho que…
El mejor camino es la risa, total ....... es lo que hay.
copifate ha dicho que…
Toma "Jeroma quesonpalatós": Va bien para volar veletas, reconocer vientos y reproducir notas afinadas. Por cierto, ahora que aún estamos a tiempo de "tomar" decisiones: La gente educada no habla de fútbol.
La Zapateta ha dicho que…
Es genial. Parece mentira que el ingenio pueda ir a sitios tan variados y con tanta frecuencia. ¡Toma post!

Entradas populares de este blog

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza. 
El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa. ¿Qu…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.