Ir al contenido principal

De moscas truferas y abejonejos

Si vas por la calle y te ataca un abejonejo, no trates de huír, no corras, no intentes que deponga su actitud, evita malgastar energía en palabrerías... No mires atrás, no pongas cara de pipa ni de pasa, no estornudes con los ojos abiertos (dicen que se te salen), gesticula lo justo, sonríe para adentro, no patines, transpira, ni se te ocurra reflexionar, no intuyas, por supuesto no aplaudas, pero si puedes bostezar hazlo, eso les jode un huevo.

El abeconejo es uno de esos seres que necesita toda tu atención, te ataca, sí, pero con conocimiento de causa, te mira a los ojos, no ignora a su víctima... La respeta y fagocita con ella mientras la devora. Digamos que mata por cariño. Bueno, o por simpatía.

Sin embargo, la mosca trufera, es más jodía'. Ataca por lo bajo, por la espalda, por donde sea, menos por la cara; porque aunque parezca que va de frente, es falso, su artillería pesada la lanza por detrás. El que va de frente de verdad, no necesita atacar, porque ha dialogado antes o te ha matado directamente...

La mosca trufera es peligrosa, presume de transparencia; el incauto se relaja y cuando menos se lo espera se encuentra -no el clásico puñal por la espalda- con cientos de microalfileres clavados debajo de las uñas (pies y manos) llenos de veneno. No te lleva al precipicio, su maestría retorcida hace que el incauto se arroje, bien por potenciar su desesperación latente o bien porque le ha convencido de que es el mejor camino. En definitiva, mata por envidia, por el 'culo veo culo quiero' no resuelto en la adolescencia.

Remedios:

Contra el abejonejo hay una merlemada especial que incita a recapacitar. Sin ella estamos perdidos, sólo se puede intentar ofrecerla un kiwi de Jabugo... su manjar favorito. Y como decía, el bostezo puede darte unos minutos de vida, e incluso ahuyentarla definitivamente.

Para la mosca trufera hay más remedios. Aunque es más dañina, apuntando, abriendo bien la mano y realizando el mismo movimiento que una bofetada (de las de a tiempo)... este bicho recibe tal impacto que se va al hoyo directamente. Y si al mismo tiempo que recibe el golpe gritas "gilipollas" impides su resurrección.

Salud!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
jajajajaja, buenísimo, veo que eres un bichólogo experto. Ah, y no vuelvo a salir a la calle sin un kiwi de jabugo. isa

P.D: espero que amplíes esta enciclopedia de animales urbanos (y no tan urbanos).
Deprisa ha dicho que…
Jajajajajajajajaaj Muy bueno, y lode ¡Gilipollas! ya de remate jajajajajaj

Muy bueno. Ya pasé por aquí, pero perdí el enlace por una torpeza. Te enlazo ya mismo :)
Deprisa ha dicho que…
Por cierto, que si no es por el facebook no lo vuelvo a encontrar.
Anónimo ha dicho que…
Me ha interesado la mermelada que incita a recapacitar que por cierto no se si quiere decir volver a usar la cabeza o volver a dar capacidad. Sin duda, lo primero, que es lo que hay que hacer, reflexionar y quitarse de abeconejos que no son buenos para el colesterol.
Anónimo ha dicho que…
XFAVORRRRRRR... me ha encantado, yo he sido picada por una MOSCA TRUFERA..... que horror, ahora veo la situación 3 minutos más divertida... Gracias.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e