Ir al contenido principal

COLGADOS DE LA APOSTASÍA PORTABLE

Hace ya más de un año que mi gran amigo y admirado Coimbra apostató. Y ahora retomo el tema por dos motivos de actualidad. Aquel post fue la antesala de lo que 'hoy' sucede; entonces mezclé 'portabilidad' ('pasarela' para cambiar de compañía de telefonía móvil) con 'apostasía' (creo que este término no necesita definición). En cualquier caso ambos conceptos comparten el hecho de renunciar al dogma de una Iglesia.

Por un lado, mi amigo Coimbra ha decidido volver a la Iglesia... Y yo, por fin, he portado a otra religión más movible. Pero lo mejor de este cruce de caminos es la intención de Coimbra. No ha regresado por amor al Todopoderoso, ha vuelto porque quiere ser excomulgado. ¡Adoro a Coimbra! Es lo más, siempre sorprendente, siempre genial.

Volvemos al punto en común de nuevo. Ni él ni yo, interpreto, hemos superado el hecho de que ambas iglesias no pusieran impedimento alguno en dejarnos marchar tras años dedicados a propagar su palabra. En su caso, no hubo pregunta, no le pidieron la más mínima explicación... En mi caso, sí e incluso existió contraoferta, pero lo puse chungo: pedí el Iphone 3G S de 32 Gigas completamente gratis (con mis 7.000 puntos) y sin contrato de permanencia. No hubo más llamadas del 4472 y ahora ya oigo con más claridad.

Por cierto, hace poco que Coimbra cumplió años. Vuelvo a felicitarle y espero compartir con él sus nuevos objetivos, que creo capturan unos bodegones de órdago.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
¿por qué será que a veces es más satisfactorio que te den la patada que irte por decisión propia?, pareciera que cuando a uno no le quieren ni ver se siente uno más especial que cuando hay indiferencia absoluta. Y ya si encima usan frases como "pues te excomulgo!!", debe hincharse el ego una barbaridad.


P.D: a mi personalmente me cuesta dar el salto y sigo aferrada a mi fe, un móvil de los tiempos de Vicky el vikingo.
Anónimo ha dicho que…
A mi me pasó, da mucho gusto que te larguen de un sitio en el que no quieres estar. Eso sí, para lograr que le excomulguen se lo va a tener que currar.
Anónimo ha dicho que…
Que va! Es muy fácil: Basta con estar a favor de la leyes europeas de regulación del proceso abortivo. Basta con decir que el Papa no es infalible en nada. Basta con casarse entre sexos iguales. (Me tengo que ir. Continuará...)
Coimbra
Anónimo ha dicho que…
Jajaja, ya ves!!, todo eso ayuda, pero al final tener el máximo número de afiliados cuenta para recibir dinero, seguro que hacen la vista gorda, como tantas veces. De todas formas suerte en tu camino a la excomunión, Coimbra, ya nos cuentas

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza.  El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa