Ir al contenido principal

EL SILENCIO ATRONADOR

Desde que traduje la palabra Allow, me he permitido vivir mejor. Hasta entonces me resistía no sé muy bien por qué... pero tengo la sensación, echando la vista atrás, de que no quería romper mi estrecho cerco de sabiduría local. Sigo. Desde que me compré el portátil nuevo (conociéndome podía haber sido un segunda mano cosecha de 2001) me he conectado a una vida algo más cómoda y evolutiva. Y esa sensación permanece dentro de mí.

Algo me ataba a la parte trasera, a la retaguardia. Viendo las noticias, me quedé con la imagen de Christiano Ronaldo tratando de correr mientras Raúl, desde atrás, trata de ejercer su resistencia con una cuerda. Al parecer es parte del entrenamiento diario de un equipo de fútbol. Yo no me he entrenado, pero he tenido una fuerza soterrada que me impedía correr hacia adelante. Pero ahora, ya sé que Allow significa permitir... y en el mundo de internet es clave, porque hay que dar permiso para incorporar nuevas aplicaciones que ayudan a mejorar el rendimiento del equipo.

El Oxímoron fue el remate. Por fin me atreví a mirar su significado en el Diccionario... No es que no lo conociera, es que lo había almacenado en esa misma parte trasera, pero en un cuarto más escondido y cerrado. Combinación en una misma estructura sintáctica de dos palabras o expresiones de significado opuesto, que originan un nuevo sentido; p. ej., un silencio atronador. Así soy, dos antagónicos en uno... Uno que no quiere ir pa'lante y otro que sí... pero que juntos forman un nuevo sentido que por fín me he permitido reconocer sin destruír.

PD.: Vamos, la batalla entre el Eros y el Tánatos de toda la vida, pero llevado al -en ocasiones- frio verano.

Salud!

Comentarios

Juana ha dicho que…
Vivo sin vivir en mí,
y de tal manera espero,
que muero porque no muero.

Pedazo oximorón de Sta. Teresa
copifate ha dicho que…
Hay oximorones conductivos: pedir una cocacola en una zumería recién inaugurada, pero todo sirve para avanzar si hay deseo de entender y todo sirve para retroceder si creemos saberlo todo o no queremos saber más.
A veces el Sr. Vértigo produce con sus reflexiones vértigo en sus lectores.
Cada palabra es un pequeño universo vertiginoso remansado.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

El verbo y el tren coloquial

Estación de Atocha, Madrid. Enero 2016 Esperaba subirse a un verbo que le llevara lejos. Lejos del último adjetivo que le arrastró hasta el reverso del suelo que pisaba. La mente en blanco y un mapa por recomponer, una geografía por reubicar. La frase de su amiga fue letal. Cada letra iba cargada con verdades que ni él mismo había valorado. Las comas, las pausas, los silencios y lo malditos puntos suspensivos quemaban. Así esperaba ese vehículo redentor. Inquieto, teneroso, tembloroso, entusiasta del desaliento, sabedor de sus miserias, conocedor accidental de las verdades que le dan cuerpo a la mente... ...Y en su maleta tan sólo llevaba un verso contagioso que no escribió. Un texto que recibió por azar de un sueño a través de un diálogo que no sabe cómo empezó pero sí adónde le llevaba.  El murmullo del vagón susurraba desde el fondo del plano. Podía oler el reflejo de su escapada. Imaginaba una huída para empezar, no de cero, pero sí desde un quiebro de sí mismo. Enrai

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...