Ir al contenido principal

ADELFA, MUERTE Y UN HIJO INSEGURO

Llevo 4 años muerto. A gusto ¡Con lo me costó aceptar mi puta muerte! Y hoy, mi hijo en un ataque de debilidad va y me despierta. ¡Manda huevos! Estaba en mitad de una fiesta cuando sufrió su primer delirio de ruina; y fue en el WC, en su tercera meada de la noche, cuando se hundió. Con seis copas de más decidió invocarme a través de un nuevo videojuego.

Me fui al hoyo por culpa de aquel berberecho envenenado con esencia de Adelfa. Y ahora, en un estado entre líquido y gaseoso me planto delante de éste, mi vivo retrato con 24 años; al que dejé en vida con cuarto y mitad de confusión y una charcutería de barrio que gestionar.

-Eres tú.
-Sí, lo soy, hijo
-Cómo estás, papá?
-Muerto, hijo y ahora sublime y en 3D
-Ya, bueno, es que estoy confundido
-Y borracho
-También. Pero como tú te las cogías cuando yo era un niño
-Bueno, me imagino que no me has despertado para reprocharme nada
-O sí, papá, o sí. Es que estoy jodido... Estoy solo y la charcutería no me gusta
-Véndela
-Vale
-¿Ya me puedo ir?
-No, quédate
-Ánimo, hijo. Que por mucho que te diga eres tú quien maneja este videojuego. Vive y entiérrame de un puta vez
-Te quiero
-Y yo a ti, hijo

Por la mañana, de resaca, incineró el videojuego y pensó en inventar un nuevo tipo de fiambre. Yo sigo muerto, pero reconozco que de vez en cuando, noto un picor en la nalga derecha. Dicen por aquí que eso significa que tengo que aceptarme como persona no viva, o sea, muerto. ¿Tiene sentido?

Comentarios

Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Uno estaba muerto y el otro de parranda, esperemos que no se líen y acabe al revés.
Anónimo ha dicho que…
Lo que tiene que hcer es aceptarse como fiambre.
isa ha dicho que…
¿Los berberechos envenenados serían de esos sensibles a los susurros o tal vez de algún otro tipo?.

A mí una vez me dijeron que me habían matado pero sigo bien viva, así que me imagino que es compatible. Mata y (después)deja vivir, o algo así.
Juana ha dicho que…
A mi lo que me impresiona es el picor en la nalga derecha, es que si hasta muerto "te pica" ¡fiambre!¡fiambre! jeje
La Zapateta ha dicho que…
Si le pica la nalga hay que seguir hablándole porque le queda un soplo de vida.
Una vez dejé encargado a mi hermano para que me regara unas plantas en mi ausencia veraniega. Le dije que aunque una de ellas estaba un pelín mustia, aun le picaba la nalga. Entonces le hizo gracia, lo tomó a guasa y no la regó con empeño. Hoy esa planta carece de picor de gluteo porque está seca. "Lo que no pica, mata"

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e