Ir al contenido principal

INICIAR SESIÓN

Dado Tacón bajó a sacar dinero al cajero automático de "la esquina" (¿qué banco no te reclama desde una esquina?). Introdujo la tarjeta y marcó su clave... Hasta aquí todo normal. Después tecleó la cantidad (60 euros) que quería llevarse. Y aquí empezó todo. La pantalla se convirtió en un escritorio de ordenador. Concretamente en el de Dado. Personalizado con sus favoritos, sus carpetas y sus cosas. De pronto en el centro de la pantalla surgió un cartel flotante que preguntaba: "¿Iniciar sesión?". Con los 60 euros sin aparecer y su escritorio en el cajero de su banco, Dado estaba mosqueado.

Se
quedó pensativo un rato con la mirada fija en la pantalla. A los pocos minutos se le acercó una chica con chándal y aros dorados en las orejas que le preguntó si estaba bien. Dado señaló sin apartar la mirada de la pantaña al cartel flotante. ¿Qué pasó? Pues que ahí se quedó ella boquiabierta y sin pestañear en la misma dirección que Dado.

Luego se sumó otra chica, después un señor con sombrero de ala ancha, y un poco más tarde tres señoras que parecía Los ángeles de Charlie, pero con 30 años más y un bastón en medio. Y así fueron apuntándose más y más personajes. Todos pendientes no ya del cajero, sino de la reacción de Dado. Éste sin presión tomó una decisión: Iniciaré sesión, dijo con voz firme y alzada. ¡¡Vamos!! Gritó el público a la vez, como si Rafa Nadal hubiera logrado uno de sus geniales puntos.

¡Pundonor! Dijo Dado mientras apretaba el . Y al instante se apagaron las luces. Dado se frotó los ojos, y cuando recuperó la vista se encontró en el mismo sitio, pero sin nadie alrededor. Oía voces a bajo volumen, suplicaban redención. Entonces descubrió que todos esos personajes se habían convertido en opciones del sistema. Por ejemplo: "sacar dinero" (la primera chica), "¿desea realizar otra operación?" (el señor de sombrero y ala ancha), "últimos movimientos" (las maduras ángeles de Charlie)... Han sido los 60 euros propios más difíciles de sacar, me dice en un e-mail.

----------------

*La foto pertenece a la entrada Pintadas Callejeras del blog Mi Azul de Mar.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
y seguramente los más divertidos, qué bueno Daniel, aún me río, cuando me recupere, inicio sesión y le doy a comentar...de nuevo.
M
Juana ha dicho que…
Buenos por solo 60 euros, que posteriormente te devuelven, tienes "Teatro" real, la inclusión del "Susto" le da un tinte de veracidad .... el mundo de los botoncitos siempre me gustó jeje
isa ha dicho que…
Aquí ando creándome mi propia película:¿quién sería ‘transferencia’?, ¿‘traspaso’?, y ¿’efectivo’?.

Este es uno de esos post que lees rápido, sonríes y crees que ya. Hasta que vas a sacar dinero y se te aparecen de pronto 3 ancianas karatekas bastón en mano y sueltas una carcajada. Me pasó lo mismo con una cebolla y durante meses las miré de reojo.

Genial. Siempre encontrando el otro lado de las cosas.
CYBRGHOST ha dicho que…
Genial, aunque yo que siempre voy al cajero con prisa uff, llegaré tarde y psicoanalizándome. Muy interesante también el blog de la imagen.
copifate ha dicho que…
Tienes que contarnos lo que le pasó a Nico Puntera cuando intentó cambiar el número secreto en su cajero.
Anónimo ha dicho que…
Miro con desconfianza la pantalla en la que leo tu post y espero que de un momento a otro salgan 60 euros pero no hay lugar por donde los billetes puedan aparecer, se estan atropellando unos a otros detrás de la pantalla...se amontonan y también esperan redención.
Genial Daniel, buenísimo
Eva
dsesena ha dicho que…
Respondiendo en directo desde el cajero, previo paso por charcutería por falta de previsión en la última compra... He intentado sacar 20 euros y en su lugar me ha salido un herpes al 3 de TAE...

Entradas populares de este blog

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza.  El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho. ...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena. Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acoj

Entrada nueva

Pulsó en "Entrada nueva" para escribir su próximo post, se abrió una puerta y subió a una sala donde le esperaba parte de sí mismo. Allí, para el bien y el sentido común, había montada una mesa llena de aperitivos soñados, vino en prosa y recortes de historias que nunca han sido contadas. Se sentía relajado, cómplice de la ironía que le hacía cosquillas entre una oreja y la palabra; como aquella vez que olvidó su contraseña y tuvo que aceptarse fuera de su perfil. Era una especie de resignación y victoria a la vez. Una batalla ganada a la necesidad de "tener que". Una sonrisa no forzosa acompañaba mejor al vino que corría por su garganta. Era la alegría de saber y de saberse. Y todo esto ocurría gracias a la decisión de salir de aquella entrada que nunca llevaba a nada y que aparentaba dar acceso a todo.  En aquella sala también había un árbol y un mapa. Eran una misma cosa. Unidos por un link de invierno que llevó su sentido al verano. Él dialogó con muchos