Ir al contenido principal

FECUNDACIÓN IN SITU

¿Por qué me odias? ...La respuesta no puede ser más clara: Por tu dedicación en cuerpo y alma a fabricar perfiles para los demás. A pesar de todo, Sigfrido Difícil bloqueó su oído e impidió el paso del argumento de Sara Com a su mente. Cada uno se fue por su cuenta a seguir con sus vidas. Aunque Sigfrido lo tenía peor, porque algo del argumento se coló - como un espermatozoide luchador - en el útero del raciocinio.

Todo el día creando perfiles a gentes anónimas. Todo el día pensando en matices, virtudes y defectos (los justos). Todo el día planteando pros y contras. Todo el día diseñando avatares ajenos para mayor gloria del usuario inseguro; ese tipo/a que no se acepta y necesita una identidad superior a la suya para moverse con seguridad por la red. Sigfrido tenía que darse cuenta de que alguna relación había entre el perfil de sus clientes y el suyo propio...

Entonces el espermatozoide peleón fecundó el subconsciente ovárico de Sigfrido. Y por fin, empezó a relacionar y a cuestionarse lo que estaba pasando con su vida. Un día decidió parar la maquinaria de producción, al 5 mes de gestación, y empezó a pensar abiertamente en su perfil; a analizarlo. Fue una experiencia dura, porque no le gustó lo que vio, esto es, lo mismo que detectaba en sus clientes: vacío.

Afortunadamente, con los meses y un embarazo cerebral muy bien cuidado (dejó de fumar, logró engañarse a sí mismo sólo lo justo, abandonó tiras y aflojas...), consiguió reconstruír su perfil. Y al 9º mes de gestación llegó el parto. Llamó a Sara y se lo contó todo. Cenaron a lo grande, le pidió perdón por no escuchar en un principio y agradeció su fecundación in situ. Brindaron, se agregaron y compartieron sexo y argumentos hasta el amanecer.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Tal vez los perfiles ajenos sean una manera de mirarse de reojo a uno mismo.
M.
Anónimo ha dicho que…
Estoy flotando en el Atlántico y gracias a mis espermatozoides tengo la fortuna de leer esta singular y ejemplar entrada con gran salida final.
Bravo!
Juana ha dicho que…
A veces se necesitan espermatozoides peleones para seguir evolucionando, estancas el embarazo y no hay manera de seguir, curiosamente cuando paras las máquinas llegar a buen puerto .... para comenzar de nuevo.
Dani Seseña ha dicho que…
La idea es dejarse fecundar sin miedos... En otras palabras, escuchar. Hay demasiados embarazos no deseados por abusar de la interpretación.
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Si es que tanto visitar perfiles ajenos nos olvidamos de perfilarnos a nosotros mismos y ya no nos conocemos ni en twitter!!
costa sin mar ha dicho que…
no mames!!! muy bien me hizo recordar dos pelis y a un autor catalán!!!!

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...