Ir al contenido principal

FECUNDACIÓN IN SITU

¿Por qué me odias? ...La respuesta no puede ser más clara: Por tu dedicación en cuerpo y alma a fabricar perfiles para los demás. A pesar de todo, Sigfrido Difícil bloqueó su oído e impidió el paso del argumento de Sara Com a su mente. Cada uno se fue por su cuenta a seguir con sus vidas. Aunque Sigfrido lo tenía peor, porque algo del argumento se coló - como un espermatozoide luchador - en el útero del raciocinio.

Todo el día creando perfiles a gentes anónimas. Todo el día pensando en matices, virtudes y defectos (los justos). Todo el día planteando pros y contras. Todo el día diseñando avatares ajenos para mayor gloria del usuario inseguro; ese tipo/a que no se acepta y necesita una identidad superior a la suya para moverse con seguridad por la red. Sigfrido tenía que darse cuenta de que alguna relación había entre el perfil de sus clientes y el suyo propio...

Entonces el espermatozoide peleón fecundó el subconsciente ovárico de Sigfrido. Y por fin, empezó a relacionar y a cuestionarse lo que estaba pasando con su vida. Un día decidió parar la maquinaria de producción, al 5 mes de gestación, y empezó a pensar abiertamente en su perfil; a analizarlo. Fue una experiencia dura, porque no le gustó lo que vio, esto es, lo mismo que detectaba en sus clientes: vacío.

Afortunadamente, con los meses y un embarazo cerebral muy bien cuidado (dejó de fumar, logró engañarse a sí mismo sólo lo justo, abandonó tiras y aflojas...), consiguió reconstruír su perfil. Y al 9º mes de gestación llegó el parto. Llamó a Sara y se lo contó todo. Cenaron a lo grande, le pidió perdón por no escuchar en un principio y agradeció su fecundación in situ. Brindaron, se agregaron y compartieron sexo y argumentos hasta el amanecer.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Tal vez los perfiles ajenos sean una manera de mirarse de reojo a uno mismo.
M.
Anónimo ha dicho que…
Estoy flotando en el Atlántico y gracias a mis espermatozoides tengo la fortuna de leer esta singular y ejemplar entrada con gran salida final.
Bravo!
Juana ha dicho que…
A veces se necesitan espermatozoides peleones para seguir evolucionando, estancas el embarazo y no hay manera de seguir, curiosamente cuando paras las máquinas llegar a buen puerto .... para comenzar de nuevo.
dsesena ha dicho que…
La idea es dejarse fecundar sin miedos... En otras palabras, escuchar. Hay demasiados embarazos no deseados por abusar de la interpretación.
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Si es que tanto visitar perfiles ajenos nos olvidamos de perfilarnos a nosotros mismos y ya no nos conocemos ni en twitter!!
costa sin mar ha dicho que…
no mames!!! muy bien me hizo recordar dos pelis y a un autor catalán!!!!

Entradas populares de este blog

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza. 
El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa. ¿Qu…

Entrada nueva

Pulsó en "Entrada nueva" para escribir su próximo post, se abrió una puerta y subió a una sala donde le esperaba parte de sí mismo. Allí, para el bien y el sentido común, había montada una mesa llena de aperitivos soñados, vino en prosa y recortes de historias que nunca han sido contadas. Se sentía relajado, cómplice de la ironía que le hacía cosquillas entre una oreja y la palabra; como aquella vez que olvidó su contraseña y tuvo que aceptarse fuera de su perfil. Era una especie de resignación y victoria a la vez. Una batalla ganada a la necesidad de "tener que". Una sonrisa no forzosa acompañaba mejor al vino que corría por su garganta. Era la alegría de saber y de saberse. Y todo esto ocurría gracias a la decisión de salir de aquella entrada que nunca llevaba a nada y que aparentaba dar acceso a todo. 
En aquella sala también había un árbol y un mapa. Eran una misma cosa. Unidos por un link de invierno que llevó su sentido al verano. Él dialogó con muchos de lo…