Ir al contenido principal

METAFÚTBOL

Sucedía la mañana del domingo tras la final de la Champions en Madrid. Perdieron sus vuelos y después de darse de hostias -completamente borrachos- durante toda la noche, les encontraron la mañana del domingo metidos en un contenedor. Abrazados. No se sabía quién era del Inter y quién del Bayern. Sus bufandas y camisetas estaban completamente fusionadas. Cuando Rodolfo, el basurero, les despertó dieron un salto y se sorprendieron tanto como él. ¡¡Aupa Atleti!! Reivindicó Rodolfo; y los otros, con la mirada perdida.

Les costaba separarse. Los compañeros ultras de cada uno les habían dejado colgados en Madrid. Quién sabe si algunos estarían en idéntica situación de fusión en otro punto de la capital. Así que en ese momento, en una ciudad desconocida para ellos, sólo se tenían el uno al otro. Aunque fueran rivales. Rodolfo se alejó a su bola, cantando el himno del Atleti. Magullados, malolientes y muertos de hambre se acercaron al Vips más cercano. No se hablaban, se comunicaban por signos.

Hans
se pidió un desayuno americano (beicon, queso, huevos...) y Mateo optó por un Mediterráneo (lechuga, mayonesa, espárragos, tomate...). Y tras el primer sorbo de cerveza se pusieron a hablar en catalán. Debían de tener algún ancestro en la Costa Brava del subconsciente y les sobrevino en mitad del desayuno. Y tal y como habían venido se marcharon. Compartieron taxi hasta la T4 y allí, previo intercambio amistoso de bufandas y perfiles en Facebook, uno tiró para Milán y el otro para Munich.

Comentarios

Juana ha dicho que…
Últimamente me encuentro un poco "paradójica" empatizando con tu blog, cosas que parecen incompatibles y se unen en extraños espacios sin habitar .... me encanta la foto, yo soy de deportivas, jamás imaginé que fuesen compatibles con los tacones de aguja ....
Un día pienso irme a pasar el rato a la T4, debe ser un sitio friki de verdad.
Dani Seseña ha dicho que…
Más paradójico que uno mismo... Lo de mi blog sólo es el medio hacia la absurda T4. Allí, como en el Banco 54, pasa de todo y está lleno de pasotas, pasantes, pasadores y zombis destinados a la paradoja. Es el azar de la combinación.

Salud!!

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...