Ir al contenido principal

GARZÓN Y LOS REYES MAGOS

Se los encontró en un oscuro callejón contiguo a un after, todavía cerrado. Tres tipos ataviados con gorros (procedentes de algún cotillón y matasuegras de inagotable soniquete) pero con diferente estilo de vestir de cuello para abajo. Uno llevaba un traje caro y a medida, adornado con gemelos rojigualdos y un pañuelo de seda; otro, iba en chándal y un hacha envuelta en una serpiente tatuada en cuello; y el de la derecha no hacía más que invitarles a esnifarse el momento de felicidad.

No venían de ver un partido de fútbol, sino de jugar una porra. La porra de Garzón. Y los tres la ganaron. Podía ser una versión decadente de los Reyes Magos. Pero no, era la estampa de un camello emergente, un corruptor de corruptos latentes y un etarra gangoso que había tocado techo en su comando.

Se lo han cargao, se lo han cargao, se lo han cargao... y nosotros nos quedamos con el carrito del helao... Era el himno de la noche de fiesta.

El camello: Con la pasta que vamos a ganar voy a poner un taller de mecánica especializado en... suspensiones Garzón.

El del traje: Jajaja Yo seguiré haciendo fiestas de partido, y abriré un sindicato que se llame Comisiones y Obleas... ¿Y tú qué vas a hacer, etarrilla?

El etarra gangoso: Pues si tú pones obleas, yo pongo las hostias. Que más de uno las necesita en mi país para encauzar la lucha contra los fascistas.

El del traje: Como yo, jajaja. Si es que al final, amigos, todo es cuestión de equilibrio.

Lalalalalala... Se lo han cargao, se lo han cargao, se lo han cargao... y nosotros nos quedamos con el carrito del helao.

Me manda esta escena Sergio Cruzada. Me cuenta que todo terminó en el after, con ellos tres bailando sobre los bafles de aquella disco llamada HombresCri; Crimen, para los guiris. Y añade: Mañana hago las maletas y me voy a Macondo, allí al menos el realismo es mágico. Aquí, la realidad me resulta demasiado trágica.

Comentarios

isa ha dicho que…
Si Sergio no encuentra Macondo yo le recomendaría que se sentara un rato a leer o releer PF, que tiene más realismo del que parece y sin duda mucha, mucha magia.

(Y mi carcajada de hoy es para... “Comisiones y Obleas”!)
Dani Seseña ha dicho que…
Eso, que para hostias ya están los políticos. Gracias Isa. Se me ocurre parafrasear aquel estribillo: "Será maravilloso, viajar hasta Macondo, sin necesidad de tomar el barco o el avión"... http://www.youtube.com/watch?v=qFlGefiPaKM
Juana ha dicho que…
La verdad es que a mi nombrar "el tema Garzón" y llorar es todo uno, me recuerda otra época, otros inframundos .... y si "la realidad me resulta demasiado trágica"
copifate ha dicho que…
Gracias Daniel. ¡Bravo!
La Zapateta ha dicho que…
Sencillamente, un empleo de la actualidad, la imaginación, el estómago y la coherencia en perfecto equilibrio.
Mi admiración.
Anónimo ha dicho que…
Soy un fan de Garzón. Lástima que en este país, los mafiosos y los fascistas tienen privilegios como denunciar la ley que los enjuicia utilizando las mismas leyes. Todo esto me recuerda a Berlusconi y no sé porqué... :P

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e