Ir al contenido principal

OPOSITAR A SER

Cuatro besos, dos patadas en los tobillos, un abrazo y una serie de puñetazos en todo intelecto. Fue lo que Bendita Namara dedicó a Gutiérrez Colmena antes de opositar a Generadora de espacios. Las cartas estaban echadas y él decidido a amarla y respetarla con o sin el espacio suficiente.

Los hechos
transcurrieron sin sobresaltos. Cuando ella aprobó, Colmena suspendió la medicación contra la falta de huecos orientativos. Y ese mismo día sufrió su primera crisis. Espasmos, golpes de suerte y de calor, rachas de viento, thermomix averiada... Ante la confusión retomó la medicación.

Un año después
ella le golpeaba con abrazos y castigaba con besos sin resolver. Bendita era feliz generando espacios. Gutiérrez estaba empezando a generar compresión alguna; así que decidió opositar a Recogedor de ideas frustradas. Un año después del año después convergen y disfrutan con los mismos golpes de amor. Él recopila sueños de otros no realizados y ella los administra en espacios creados. Es su negocio, era su utopía. Y ahora no se oponen ni anteponen.

Comentarios

copifate ha dicho que…
En Tenerife hay un parque muy bonito al borde del oceano plantado sobre lo que durante años vino siendo un vertedero. Todavía se producen combustiones espontáneas. Seguramente frustraciones con poco espacio. Este post me ha dado la clave.
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
No hay nada como conseguir encajar plenamente con alguien, aunque desde fuera los caminos recorridos y los cambios ocasionados puedan resultar poco comprensibles al ojos ajeno.
Juana ha dicho que…
"Él recopila sueños de otros no realizados y ella los administra en espacios creados"

Esto es un final feliz, aunque parezca raro a "ojos ajenos" como bien dice CYBRGHOST
Anónimo ha dicho que…
¿Puedo opositar a Periodismo Ficción? Me encantaría ocupar una función en este mundo. Estoy dispuesta a sacrificar mi realidad para entrar en tu surrealismo.

Fdo.: Aspirante
Anónimo ha dicho que…
La aspirante pisa fuerte. Yo la daría el ingreso ya a este pefismo (PF) asombrado que a diario se disfruta por estas circunvoluciones del cerebro global.
La Zapateta ha dicho que…
Colmena recoge las ideas frustradas, y Gutiérrez hace que no ocupen un lugar común en el salón ya lleno de ideas y espacios. Lo que no entiendo es cómo después de tanto opositar, una y otro, no han aprendido aun a anteoponerse. Se trata de no decir lo contrario que el otro sino todo lo contrario...
Magnífico relato.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e