Ir al contenido principal

DEPONIENDO BAJO LA EXCUSA

Recibe dos collejas, una bofetada, le han despedido del trabajo sin motivo aparente, su ordenador lleva todo el día colgado, su novia le ha dejado por nadie (quiere estar sola), su mejor amigo se ha operado del pecho, su vista se nubla, el pan de molde tenía moho, su médico no le recibe, Chanquete ha muerto, se ha dejado las llaves dentro de casa y sólo tiene un juego, sufre un apretón...

...El periódico está en blanco a partir de la segunda página y no se lo cambian en el kiosoko, dicen que estaba bien cuando lo compró y que si no le gusta que reclame; el peluquero no le da cita; su tío Jovellanos no quiere ni verle; sus amigos no le cogen el teléfono; Manuela Bernarda, la gestora de momentos desesperados está ocupada; la bolera está cerrada; las manos le pesan; no hay nadie en la farmacia...

...En el barrio ni le miran ni le contestan; está solo; ha empezado a sufrir temblores; los pies le pesan y el apretón ha vuelto a llamar a las puertas; los servicios públicos están cerrados para él, lo dicen los carteles y los candados que reaccionan automáticamente a su paso; en los bares ya no le permiten pasar, ni siquiera consumiendo; no hay un parque público cerca.

Decide dar un paso en firme. Probablemente el único que le queda. Entra en casa de la portera, su última Esperanza. Ya no puede más. La puerta del baño está cerrada. Se lo hace encima. Pero no es su mierda lo que le impregna, sino un cúmulo de excusas recurrentes que llenan los 50 metros cuadrados de Esperanza, la portera. Ahora caigo, exclama. Sonríe y decide -ya exonerado el vientre- echar el resto, pero ya sin excusas.

Comentarios

isa ha dicho que…
la verdad es que cuesta comentar sin repetirse: qué grande este catálogo de excusas, desde el moho del pan hasta el periódico en blanco. A este post se le añaden unos acordes, cierta voz ronca y sale una canción maravillosa. Pero a falta de música yo me quedo con la letra.
Juana ha dicho que…
Cuando ya no puede más, se libera de las excusas en casa de la portera, bueno .... lo único que me ha dejado preocupada es que la portera sea Dña.Esperanza .... jajajajaja
Anónimo ha dicho que…
He aquí una asombrosa descripción del hombre de nuestros días. ¿Estamos todos en el "ahora caigo"?
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Con tanta mala suerte yo me habría pegado un tiro, pero a él se le habría encasquillado el arma, asi que tuvo que echarle huevos y tirar "pa'lante"
Unknown ha dicho que…
Y caigó, vaya si caigó
Silvia MV. ha dicho que…
Tremendo este Daniel.

;)
Anónimo ha dicho que…
Qué verdad tan grande!!!!
Buenísimo
Eva
La Zapateta ha dicho que…
Más que una excusa parece una Esclusa. 50 metros cuadrados de "no me cuentes milongas", y la propina.
Qué bueno!!!!

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e