Ir al contenido principal

¿PAPÁ, POR QUÉ NO SOMOS DEL ATLETI?

...Lo escuché en un semáforo y me dieron ganas de saber más. Pero aquel padre y ese hijo preguntón, desaparecieron por Concha Espina. Me dio tiempo a fijarme en la reacción del padre; cuyo ceño sufrió un fruncimiento severo para no recuperar el gesto de seguridad que lucía junto a su metro noventa bien sostenido por tirantes rojigualdos. El hijo sólo preguntó, el padre -lo tengo claro- respondió.

Ahí va un atlético latente, me dije. El hecho de dudar demuestra que el niño apunta maneras... pero sobre todo dudas; esenciales para ser un seguidor del equipo que más hace sufrir del mundo. Y es que al Atleti se llega fundamentalmente de tres formas: Una, por traspaso/herencia familiar; dos, porque tus padres no sean aficionados y coincida con que en tu infancia el Atleti esté haciendo una buena campaña, de este modo no tienes influencia en casa y estás en mano de la tele; y tres, por joder, por llevar la contraria, por rebelarte contra tus padres.

Ese chico* del semáforo terminará por seguir preguntando por mucho que se lo reprima su padre. Ese chico quiere abandonar la seguridad para abonarse a la vida adulta de caminos empedrados e incómodas facturas, de complicados entramados emocionales, decisiones imposibles, mezcladísimos grises ausentes de blancos y negros, llantos con o sin motivo, piel de gallina al escuchar Pongamos que hablo de Madrid (Sabina), resbalones a tiempo, caídas en seco (y sobre mojado), lucha constante, batallas perdidas... De ser feliz sufriendo... no por sufrir, sino por superar o simplemente por saber que estás vivo.

Dice Harvey, el padre de Paul Newman en La gata sobre el tejado de zinc (Richard Brooks, 1958) en mitad de un ataque de dolor, que no quiere la morfina, porque el dolor le demuestra que está vivo...



Y a pesar de todo, de este discurso de autoconvencimiento y reafirmación metafutbolera, al día siguiente de cada partido, seguiré preguntándome ¿Por qué fui del Atleti?

Salud!

----------
*Aviso: El chico nada tiene que ver conmigo. Lo único que nos une es la duda perenne.

Comentarios

Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Habrá que tomarse otra copa para celebrarlo no? Y ya que a esta fue con el Principe, pues habrá que tomársela con el Rey.
Anónimo ha dicho que…
Dudas por goleada, darle patadas a la duda, o meter dudas en porterías ajenas. La duda es un balón...que no suele caer fuera. Y hay que dejarse llevar, rodando por donde ella quiera.
M.
Anónimo ha dicho que…
Las dudas tienen también su momento dulce, ese instante difuso en el que sientes que rozas lo mejor de cada opción, que te llevarás algo contigo cuando las dudas hayan caducado.

Y maravilloso el párrafo de ‘ese chico’, aunque tampoco soy él, también se me pone la carne de gallina con esa canción.

isa


P.D: ojo con ganarlo todo, que ya estoy viendo rostros desolados, confusos, perdidos. Aficionados yéndose a otro equipo para poder respirar derrota de nuevo.
La Zapateta ha dicho que…
Al Atleti se llega también por otra razón: Por carretera....
Yo era del Barcelona, por influencia mastodóntica de mi abuelo castellonense. Sin embargo, vivo en Madrid y soy madrileño. Y no hablo de localismos ni nacionalismos sino de kilómetros. Un día me planté en el Calderón en 5 minutos, y luego vino otro día y otro día, todos con sus 5 minutos de ida, 90 de magia y otros 5 de vuelta. ¿A Barcelona? ¿El BarÇa?No. Lo siento, abuelo. A la ciudad Condal no llego por mucho AVETREN que haya - no confundir con el aditamento sopil -.
¡Qué manera de gozar!
capitán garfio ha dicho que…
Te lo dije....!!!
enhorabuena...!!!!
la del Rey os la pondrán más difícil.....no se yo.....pero habrá que intentarlo....suerte..!!!!

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...