Ir al contenido principal

DESPISTADOS II

Viene del post anterior

...Pero se resiste. No es cuestión del clásico "no me acepto a mí mismo". Esto va más allá. Natalio Marco (se me pasó decir su nombre ayer) no quiere ser una idea. O sí, pero al menos poder compatibilizarse con algo práctico. Por ejemplo, ser idea de día y periodista de noche. El gran problema es cómo conseguir comunicarse con el escritor que no sabe que lo es.

Todo cambia cuando extrae una pista del baúl de los "me acuerdos": Natalio había oído que un guerrero de Terracota decidió cambiar de profesión. Se arrancó de su papel y saltó al capítulo dos de un cuento nunca escrito. Porque todo era una idea sublime en la mente de una joven escritora húngara del siglo XIX; una idea surgida en mitad de un sueño. Pero el guerrero era tan persistente que llegó hasta ella. Y de la vigilia pasó a idea consciente... y de ahí al papel. Ella le regaló una vida.

En otra parte del mundo, en plena noche, un escritor que no sabe que lo es sueña que se despierta en mitad de un sueño. Se pone a pensar y saca una idea escondida entre la pared y el radiador (ya sin actividad) Art Decó. Se duerme por fin y piensa que sueña; eructa y Natalio recibe un shock. Finalmente se produce la concatenación de ideas con tejido humano, entonces escritor e idea resultan ser uno mismo, pequeño y algo inexperto en cuestión de libertad.

Natalio se sienta ante la máquina y sencillamente sigue escribiendo. Abre la fruta de Aragón que le esperaba en la mesilla junto al flexo y extrae otro concepto impreso en un papelillo chino de cebolla: lo difícil no es empezar, ni terminar, lo realmente complejo es seguir.

Comentarios

isa ha dicho que…
Tengo una amiga con problemas para destilar ideas y seguir. Yo creo que el baúl de los “me acuerdos” lo conoce, pero le diré que mire detrás del radiador. Por si acaso.

¡¡Quiero más “despistes”!!
Dani Seseña ha dicho que…
Oído cocina, Isa. Espero no despistarme. Dile a tu amiga que el detalle del radiador es básico. Y si no, que mire entre la espada y la pared. Ahí siempre hay mucho tomate.
Juana ha dicho que…
Lo difícil es camina sobre las aguas y mantenerse.
Me estoy acordando de las telas de araña, todo conectado con todo más allá del tiempo del espacio y la materia, y todo impreso en esos papelillos de cebolla que van tirando desde los dragones chinos (marionetas extrañas donde las haya) .... creo que me suena ¿o lo he soñado? .... ¿o lo vivi una vez? .... me cuesta seguirme.
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
A si que el bueno de Natalio ha optado por pensarse muy fuerte hasta conseguir hacerse real,al menos como escritor. Si lo consigue su primer libro será una autobiografía real de alguien que era ficticio ¿no?
Natalio ha dicho que…
Estoy pensando.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e