Ir al contenido principal

FROM LOST TO DE BLOGLOSFERA

Hay días que pasan desapercibidos ante uno mismo, con el 'uno mismo' incluido. Otros (bastantes) tienen algún que otro ingrediente que contribuye a condimentar el plato personal; como por ejemplo el domingo, cuando me vi por la noche en excelente compañía y en DVD (aún no dispongo de Blue-Ray) esa maravilla titulada Ratatouille… Qué grande, chapó por Pixar y los obreros de semejante peliculón

Y después, hay días como ayer que ayudan a crecer, absorber y empaparte de nuevos puntos de vista; noticias interesantes y entusiasmo ajeno por aportar. Pude pasar por tantos sitios sin apenas moverte del… sitio, que -¡menos mal!- que existen “los favoritos”, memorias USBs y libretas de papel con bolis Bic cristal en el kit.

En Cámara Abierta le hemos dado una vuelta a la sección Intérnate… y tal y como ha quedado nos/me obliga a buscar más temas (fundamentalmente “blogosféricos”). Ayer dediqué más horas de lo habitual a navegar y saborear los post que normalmente no puedes por falta de tiempo. Me perdí un buen rato por Digg, Microsiervos, Enrique Dans, por las curiosidades Radiocable, por el manifiesto de Tíscar, el eco de los Social Media recogido -entre otros- por Netoratón 3.0, el Caos de José Daze, las habilidades de Periodismo Ciudadano, los diálogos con la incombustible Rosa, Los Sinfu; imposible resistirse a las genialidades de Chiqui...

...Leer la bandeja de Facebook, las reflexiones de Julio Mayol, por un lugar de la macha, las propuestas audiovisuales de Héctor Milla, el ojo de Murales Políticos, las recomendaciones de Paul M, me enteré un poco mejor de las estrategias de Marketing político 2.0 gracias a David Santos Holguín...

Probé una nueva red (mi cabeza está cortada no porque quiera tapar mi calvorota sino por un fallo ajeno, lo prometo), siempre teniendo en cuenta las cosas de Frechín, una paradita obligada -cómo no- por Japón de la mano de David Esteban, Blog y medio y siempre tratando de sobrevivir emocionalmente...

Y como colofón: volvimos a la parrilla. En fin, ahora toca hakearnos la mente… a base de bolas de ping pong / huevos-sorpresa kinder y mucha radio.

Salud!

Comentarios

Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Como expongas así tu curro la peña va a odiarte. Seguro que horas y horas navegando acabas hasta el moño (del mismo modelo que el mio) pero según lo cuentas vamos a pensar que deberías pagar por tu curro en vez de al revés.
dsesena ha dicho que…
Como digo en el post: "Ayer dediqué más horas de lo habitual a navegar y saborear los post que normalmente no puedes por falta de tiempo"... Y cuando te das ese gustazo/privilegio de degustar la blogosfera, pues al menos hay que valorarlo con su merecido post. De todos modos, Miguel Ángel... podrás comprobar que lo que yo practico en mi blog es periodismo ficción o semejante, con un toque de "involuntario"; con lo cual... la realidad, es posible, que siempre se vea superada. O no.
Salud! Cybrghost!
Anónimo ha dicho que…
Joe navegas más que Jack Sparrow!!! tendré que mirar despacio lo de las bolas de ping-pong,:D un abrazo
Silvia MV. ha dicho que…
Gracias Dani, eres un encanto.
Juana ha dicho que…
Bloguear es una de mis pasiones, he descubierto nuevas y estupendas cosas gracias al tuyo.
Un saludo
Anónimo ha dicho que…
es una experiencia nueva e insaciable, casi eterna, y las edades desaparecen y solo hay emociones y las cosas de la vida por todas partes, excitante momento el que vivimos...

Entradas populares de este blog

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza. 
El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa. ¿Qu…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Entrada nueva

Pulsó en "Entrada nueva" para escribir su próximo post, se abrió una puerta y subió a una sala donde le esperaba parte de sí mismo. Allí, para el bien y el sentido común, había montada una mesa llena de aperitivos soñados, vino en prosa y recortes de historias que nunca han sido contadas. Se sentía relajado, cómplice de la ironía que le hacía cosquillas entre una oreja y la palabra; como aquella vez que olvidó su contraseña y tuvo que aceptarse fuera de su perfil. Era una especie de resignación y victoria a la vez. Una batalla ganada a la necesidad de "tener que". Una sonrisa no forzosa acompañaba mejor al vino que corría por su garganta. Era la alegría de saber y de saberse. Y todo esto ocurría gracias a la decisión de salir de aquella entrada que nunca llevaba a nada y que aparentaba dar acceso a todo. 
En aquella sala también había un árbol y un mapa. Eran una misma cosa. Unidos por un link de invierno que llevó su sentido al verano. Él dialogó con muchos de lo…