Ir al contenido principal

SUSTRAÍDO BAJO EL MANTÓN AZTECA

Alejandro Sustraído de Villamente ha recibido un regalo muy especial estos días: una estantería con forma de serpiente, made in IKEA. Está feliz, es la que quería "de siempre". Hasta aquí todo en orden. Su chica, Oliva María Apodaca, sin embargo no expresa júbilo alguno. Más bien su rostro refleja cierta mofa, cachondeo picaresco. Pero si es preciosa, exclama él. Lo es, irónica ella. ¿Entonces cuál es el problema... por qué tienes esa cara de...? No sigas, Alejandro y piensa, recapacita, reflexiona, observa...

Alejandro, piensa, se toma su tiempo para dar salida a los demás verbos; pero nada. No entiende la actitud de Oliva. Pues yo te lo explico, pero sin acritud, eh, cariño... Condescendiente ella: ¿Has visto ese mueble que está en la entrada del piso? Sí. Vale, ahora acércate y levanta, ligéramente, el mantón que lo envuelve. ¡¡¡Hostiás!!! Sí, hijo mío, sí. Cuando la verdad o el recuerdo sale a flote... ¿uno se tambalea, verdad?

Lo que el mismo Alejandro ha destapado no es un mueble, sino una caja de cartón que lleva 3 años en el vestíbulo de su piso. Una caja que guarda un una estantería replegada sin estrenar de IKEA idéntica a la que le han regalado estos días. Ante la gran dejadez tan característica de Alejandro, Oliva, sarcásticamente colocó un mantel sobre la misma; mejor dicho, un mantón, con motivos aztecas. Y le dijo: A que al final se convierte en la mesilla "de dejar las cosas". ¡Cómo eres! Respondió él.

Ella estaba aplicando la máxima que un día leí en la ventanilla de un coche lleno de arena: y mugre de muchos días... meses... NO LO LAVE, PLANTE PINOS. Él se había olvidado por completo de la verdadera naturaleza del mueble de la entrada para incorporarlo al uso y disfrute de la utilidad cotidiana. Ahí Alejandro depositaba al llegar a casa: el pen drive, llaves, un botón, el mechero, alguna que otra pelotilla esponrtánea, la calderilla...

Lo práctico, pues, se impuso al serpenteo estético poco práctico (colocan más libros sobre las típicas baldas con escuadras metálicas que seguramente sobre estantería angulosa y poco posible)... Tres años después recuerda. Y ella se frota las manos. La satisfacción de tener razón y más a largo plazo no tiene precio. Así pues cayó Sustraído.

-----

La foto

*Dedicado a JJ.Pérez; fuente de inspiración para este post.
** Basado en hechos reales de Paquito el kioskero; conocido de Sambolo Peloto.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Pues sí... cuantas cosas no tendremos olvidadas bajo cualquier manto grasiento de nuestra memoria y, seguramente, son las que más añoramos ahora (aunque no lo sepamos)
Un abrazo...
J.J. Pérez ha dicho que…
Genial, tb se puede aplicar a las personas. ¿Quién sabe si ese funcionario de Hacienda en realidad es un mueble, perdón, un diplomado en Magisterio?

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e