Ir al contenido principal

SIN SABER QUÉ HACER CON SU MUERTE

Estaba viendo la tele, despreocupado de todo, agarrado a un pomelo tamaño melón -con un palillo clavado en lo alto que atravesaba un sello falso del Rey- que le regaló La Sole hacía ya un rato. Martínez llevaba un par de días más muerto de lo normal; que es totalmente muerto. Veía la vida desde las ventanas de la cafetería, pero sin participar; si abría la puerta para salir al exterior, un clic en su cabeza le obligaba a rectificar la iniciativa, como un acto reflejo. Tipo… El Ángel Exterminador (Luis Buñuel), 1962.

El pomelo, atravesado por el palillo, sacó su verborrea y le sugirió que todo era una venganza de "la voz". Inmediatamente Martínez se separó de éste y le gritó ¡Por qué no te callas! ¡Quién te ha dado bola en este entierro! El pomelo, llamado Pepis, se rebotó, se cruzó de brazos y frunció el sueño. ¡Que te den, Martínez! Martínez, puso los pies sobre la mesa y le pidió a la camarera un emparedado con salsa de martirio. Estás más tonto... contestó ella. Y Pepi añadió: no se entera de nada.

Martínez, harto de no saber qué hacer con su muerte, decidió seguir viendo la tele. Estaba apagada, pero desde que está en este plan, mirar la pantalla en negro es lo que más le motiva. No sueña porque no duerme, no lee porque no quiere, no come aunque cree hacerlo, no canta porque nunca ha sabido, fuma porque en la cafetería se lo permiten y habla con el geniecillo que sale de vez en cuando por su pene sobre el significado de la vida; la muerte, de momento es lo que es.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Creo que Martinez debería encender la tele y salir de la cafetería para estar más vivo de lo normal, que es totalmente vivo.

Es ahí, donde empezó todo, y por lo que no puede salir... porque apagó la tele.
Anónimo ha dicho que…
eso y que vea deporte, ¡que no embrutece...! El peligro es Sardá y sus socios.
Me gusta el cambio de letra.
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Te advierto, que dependiendo a la hora que se ponga delante de la tele la pantalla en negro será lo más interesante y educativo que encuentre.

Entradas populares de este blog

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza. 
El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa. ¿Qu…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.