Ir al contenido principal

IGLESIA EN EL BUS VAO: ¡QUÉ CEBOLLA!

Fabio Carabeo
Ayer me subí a un autobús, como todas las mañanas, para ir a trabajar. Pero este trayecto fue diferente. Nada más entrar, de nieve hasta arriba, me sentía más ligero -sin culpas pesadas-, más descargado. Las ideas fluían divinamente, los rencores se habían convertido en una leyenda, porque mi cabeza no recordaba haber sostenido ninguno. Estaba deseoso de abrazar a alguien, de ayudar al pasajero más necesitado. Tenía ganas de recitar estrofas de José Luis Perales e incluso cantar el "Clavelitos"... ¡Ah, qué dichoso era!

Miraba al vacío, sonreía, la felicidad reinaba dentro de mí. Quería dar gracias constantemente a todo el mundo. La vida es maravillosa, susurraba para mis adentros. Pero tuve que bajarme y cambiar de trayecto. Al poner el pie en el suelo, volvió la mala leche, el dolor en la pierna, la carraspera, las tareas pendientes, el frío, el empaste roto, el fin de mes y el cabreo por haberme dejado las llaves en casa... Cuando se alejó el autobús leí en su parte trasera: DIOS SÍ EXISTE, DISFRUTA DE LA VIDA EN CRISTO. Entendí que me había subido durante un rato al regazo del Señor.

Por un momento me hice creyente, pero la señora que se bajó del autobús a la vez que yo desmontó mi incipiente pasión: Cuando subió usted le observé y me dije, voy a meterle una cebolla en el bolsillo. Es especial. Hacen que uno se sienta mejor. Las compro en Manzaneque. Gracias, contesté. Le pedí un par para los próximos días, me las dio de buena gana, llegó mi autobús y nos despedimos. El efecto de este tipo de cebolla, al parecer, caduca cuando uno quiere; pero no me aclaró en función de qué. Como tengo dos, probaré...

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Capi

A veces...puede ser una cebolla,otras...cualquier cosa que te haga sentir bien.
En la vida hay muchos talismanes,que cuando se usan pueden cambiarte el dia,una temporada,incluso la vida.
Un saludo
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Yo siempre digo que tengo un pacto de no agresión con Dios, yo no me meto en sus asuntos y le pido que haga lo mismo conmigo. ¿Puedo montarme en ese bus o saldré ardiendo por violar el pacto?
Dani Seseña ha dicho que…
Tengo entendido que un palestino dijo en su día "jamás (pronunciado con h aspirada)llevaré cebollas en los bolsillos", hizo un pacto con Dios y... bueno, el resto es historia.
Anónimo ha dicho que…
Papá, ¿el Atleti existe?

Qué Vao hijo, anda, come cebolla.
Dani Seseña ha dicho que…
Zapateta, cuánto tiempo! Lo del atleti es caso a parte. Tiene cebolla el asunto. No te pierdas el post de mañana. Es breve, pero... curioso y lo escribe RACIMO NIETO; un colaborador nuevo.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e