Ir al contenido principal

ULTRA, AGRESIVO, VIOLENTO... Y POETA

Aquella noche nos la pasamos recordando años pasados y perdonando pecados. Mi viejo compañero de academia (una cualquiera) Raimundo Ruiz "maguila" (mide uno noventa y está como un armario empotrado) y yo coincidimos por la calle. Hacía como 15 años que no nos habíamos vuelto a ver. Los caminos se peraran por motivos naturales. En este caso más.

Rai se hizo ultra con 17 y así siguió hasta los 21
. No voy a mencional el equipo de fútbol al que se debía, pero no era el Atleti, precisamente. Además 'fichó' por una organzación nazi de cuyo nombre no quiero acordarme. No paró de hablar; hay cosas que no cambian. Sí los músculos, que si no los trabajas, como le ha ocurrido en la última década, o se descuelgan o aumentan... pero con el peso de los excesos.

Me contó con pelos y señales sus "peripecias extremistas". No quiero dar detalles, digamos que algún que otro hueso ajeno partió, por decirlo suavemente. Violento y agresivo, siempre supo fusionar su pasión por la literatura y poesía con las peleas más brutales de su viejo entorno. Y sí, pasó algún que otro día en el calabozo de la ciudad del equipo contrario.

Aquella noche pasaba de hablarme de Lorca, Unamuno, Escotado o Hernández (sus favoritos) a describirme cómo le reventaba la cabeza a otro ultra. Después recitaba algunos poemas de cosecha propia. 'Apasionante'. Sigue llevando, colgado del cuello, una réplica en miniatura del casco de Hernán Cortés; y continúa siendo tan fascista como siempre, pero al menos ya no pega a nadie. Sólo lee, echa pestes contra Zapatero y sorprendentemente respeta a Obama. Por el contrario, considera a Aznar y a Bush los dos peores parásitos que ha parido madre. En fin, no soy ni terapeuta ni preceptor de contradicciones.

Con la segunda botella de vino nos pegamos un abrazo de oso, lloramos y brindamos con arrepentimiento por los errores cometidos; que son muchos, enormes y grotescos. Así es la vida. Hoy, por cierto, dejo de fumar.

Salud!

Comentarios

Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Si lo de dejar de fumar no forma parte de la poarte ficción mucho ánimo. Yo soy de No Fumadores por la Intolerancia (en algo ten´ñia que ser intolerante).
Dani Seseña ha dicho que…
De hecho es lo único 'real' del post. Gracias por el ánimo. Va a ser un día duro.
Anónimo ha dicho que…
Si yo lo logré hace tres años, te puedo asegurar, que tú, fijo, lo consigues...
Intenta pensar en la catidad de gente que quiere dejarlo y no se atreve.
¡Ánimo... estamos contigo!
Un abrazo.
Anónimo ha dicho que…
Capi

Yo también fumaba,lo del mono es cosa de coco,superando los primeros meses y sobre todo tener claro el porqué,cuando tengas,unos minutos de bajón.
Animo lo lograras,estamos contigo.
Dani Seseña ha dicho que…
Lo mejor es que podemos contarlo y reírnos de los pecados más absurdos o grotescos. Fumar no es malo, es una excusa, a demás, te jode "vivo". Abrazos poéticos, Sacra, Capi y Copi. Qué sería este blog sin vosotros!
copifate ha dicho que…
Yo no dejé de fumar. Yo dejé de vivir fumando. Recuerdo que lo que más me frenaba a dejarlo es que no concebía dejar de SER fumador. Creía que era parte de mi manera de estar en el mundo.
Gilipolleces.
No es fácil, pero si estás convencido, si lo es. No es un problema de voluntad, sino de convencimiento, como dice Capi.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e