Ir al contenido principal

ULTRA, AGRESIVO, VIOLENTO... Y POETA

Aquella noche nos la pasamos recordando años pasados y perdonando pecados. Mi viejo compañero de academia (una cualquiera) Raimundo Ruiz "maguila" (mide uno noventa y está como un armario empotrado) y yo coincidimos por la calle. Hacía como 15 años que no nos habíamos vuelto a ver. Los caminos se peraran por motivos naturales. En este caso más.

Rai se hizo ultra con 17 y así siguió hasta los 21
. No voy a mencional el equipo de fútbol al que se debía, pero no era el Atleti, precisamente. Además 'fichó' por una organzación nazi de cuyo nombre no quiero acordarme. No paró de hablar; hay cosas que no cambian. Sí los músculos, que si no los trabajas, como le ha ocurrido en la última década, o se descuelgan o aumentan... pero con el peso de los excesos.

Me contó con pelos y señales sus "peripecias extremistas". No quiero dar detalles, digamos que algún que otro hueso ajeno partió, por decirlo suavemente. Violento y agresivo, siempre supo fusionar su pasión por la literatura y poesía con las peleas más brutales de su viejo entorno. Y sí, pasó algún que otro día en el calabozo de la ciudad del equipo contrario.

Aquella noche pasaba de hablarme de Lorca, Unamuno, Escotado o Hernández (sus favoritos) a describirme cómo le reventaba la cabeza a otro ultra. Después recitaba algunos poemas de cosecha propia. 'Apasionante'. Sigue llevando, colgado del cuello, una réplica en miniatura del casco de Hernán Cortés; y continúa siendo tan fascista como siempre, pero al menos ya no pega a nadie. Sólo lee, echa pestes contra Zapatero y sorprendentemente respeta a Obama. Por el contrario, considera a Aznar y a Bush los dos peores parásitos que ha parido madre. En fin, no soy ni terapeuta ni preceptor de contradicciones.

Con la segunda botella de vino nos pegamos un abrazo de oso, lloramos y brindamos con arrepentimiento por los errores cometidos; que son muchos, enormes y grotescos. Así es la vida. Hoy, por cierto, dejo de fumar.

Salud!

Comentarios

Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Si lo de dejar de fumar no forma parte de la poarte ficción mucho ánimo. Yo soy de No Fumadores por la Intolerancia (en algo ten´ñia que ser intolerante).
dsesena ha dicho que…
De hecho es lo único 'real' del post. Gracias por el ánimo. Va a ser un día duro.
Anónimo ha dicho que…
Si yo lo logré hace tres años, te puedo asegurar, que tú, fijo, lo consigues...
Intenta pensar en la catidad de gente que quiere dejarlo y no se atreve.
¡Ánimo... estamos contigo!
Un abrazo.
Anónimo ha dicho que…
Capi

Yo también fumaba,lo del mono es cosa de coco,superando los primeros meses y sobre todo tener claro el porqué,cuando tengas,unos minutos de bajón.
Animo lo lograras,estamos contigo.
dsesena ha dicho que…
Lo mejor es que podemos contarlo y reírnos de los pecados más absurdos o grotescos. Fumar no es malo, es una excusa, a demás, te jode "vivo". Abrazos poéticos, Sacra, Capi y Copi. Qué sería este blog sin vosotros!
copifate ha dicho que…
Yo no dejé de fumar. Yo dejé de vivir fumando. Recuerdo que lo que más me frenaba a dejarlo es que no concebía dejar de SER fumador. Creía que era parte de mi manera de estar en el mundo.
Gilipolleces.
No es fácil, pero si estás convencido, si lo es. No es un problema de voluntad, sino de convencimiento, como dice Capi.

Entradas populares de este blog

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza. 
El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa. ¿Qu…

Entrada nueva

Pulsó en "Entrada nueva" para escribir su próximo post, se abrió una puerta y subió a una sala donde le esperaba parte de sí mismo. Allí, para el bien y el sentido común, había montada una mesa llena de aperitivos soñados, vino en prosa y recortes de historias que nunca han sido contadas. Se sentía relajado, cómplice de la ironía que le hacía cosquillas entre una oreja y la palabra; como aquella vez que olvidó su contraseña y tuvo que aceptarse fuera de su perfil. Era una especie de resignación y victoria a la vez. Una batalla ganada a la necesidad de "tener que". Una sonrisa no forzosa acompañaba mejor al vino que corría por su garganta. Era la alegría de saber y de saberse. Y todo esto ocurría gracias a la decisión de salir de aquella entrada que nunca llevaba a nada y que aparentaba dar acceso a todo. 
En aquella sala también había un árbol y un mapa. Eran una misma cosa. Unidos por un link de invierno que llevó su sentido al verano. Él dialogó con muchos de lo…