Ir al contenido principal

UN GIRO DE TRES PARES DE LICHIS

Me acerqué, apurando, ayer al centro de Madrid a por las últimas compras. Os podéis imaginar cómo estaba "el piso"... hasta arriba. Pero había hecho ejercicios respitorios previos para no terminar hiperventilando, así que lo soporté. Eso sí, pronto me dejé llevar por las caras de la gente en vez de los escaparates. Me concentré en una pareja que parecía, estando dentro del mogollón 'comprístico', vivir al margen de todo.

Les seguí, torcieron por una calle, luego por otra. Hablaban con intensidad, él contaba que había notado estos días a su familia más cuerda que en Navidades anteriores. Además, había comido un día a solas con su tío Pedro y éste le confesó sentir necesidad de dar un giro a su vida y ponerse en manos de un terapeuta profesional. Eso entendí, al menos. Como hacía con el difunto Casimiro, trataba de acercarme lo máximo, disimuladamente, para no parecer indiscreto.

Después ella contaba lo duro que estaba resultando reconciliarse con su hermana. Habían pasado años separadas por una discusión absurda del pasado. Ahora habían decidido zanjar el asunto y recuperar el contacto. Y así, uno por uno, fueron atando cabos profundos... demasiado sueltos durante años. Se metieron en una taberna a tomarse unos vinitos de mediodía y seguir charlando sobre las cosas pendientes.

Introspección, alguna lágrima que otra, más de un "por qué coño no me habré dado cuenta antes", no faltaron los "si tienes razón, pero me cuesta reconocer mis errores" y sobre todo: muchas ganas de perdonar y reconstruír.

Pero lo mejor de todo fue el desenlace. Antes, decir que después terminé mis compras y cumplí con los regalos de Reyes. La pareja siguió analizando uno por uno los puntos que necesitaban tratar para empezar bien el año. Objetivos a cumplir con rigor y serenidad. Él, muy serio, seguía reflexonando sobre sí mismo y el entorno familiar. Ella, de pronto, desconectó. Pero él no se dio cuenta, yo sí. Y en mitad del discurso, intenso, muy intenso, va y dice espontáneamente: ¡¡¡Qué barbaridad, 12 euros el kilo de lichis!!!

Salud!
------
*Las fotos son de ayer, en plena Puerta del Sol


Comentarios

Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Y Al final, hablamos solos, hasta cuando hablamos con alguien, más de la mitad de las veces.
Esquizofrénico ha dicho que…
Intenté hacerlas el viernes, y al final hasta me sobró tiempo para cortarme el pelo. Pero para comprar dos cosas necesitas casi 5 horas, mínimo. Salud Dani.
Dani Seseña ha dicho que…
Hablamos solos mientras tratamos de apurar lo inapurable, pero lo mejor es que al final, la poética del ipc y las caricias israelíes a sus vecinos nos dejan en el sitio del que partimos esta misma mañana. Salud, Miguel Ángel y Esquizo!
Anónimo ha dicho que…
¿Cómo pueden costar 1KG de lichis 12€? Qué pasa que la crisis no afecta a las frutas exóticas? A mí este tema me preocupa mucho.
Anónimo ha dicho que…
¿Crisis? ¿Quién dijo miedo? ¡Lichis, que estamos en recesión!

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e