Ir al contenido principal

¿QUIÉNES SOMOS, QUÉ HORA ES?

Cuando despertó, Jacinto Tomado por Jondo llevaba puestos unos pantalones que no le pertenecían, 10 tallas más grande y un olor insoportable. Lo mismo ocurría con la camiseta, blanca, muy estrecha, rota, con una foto de Pancho (Verano Azul) sobre el busto de Sid Vicious y un mensaje debajo: “No busques aquí, métete tus miserias por el culo”. Por lo demás, estaba descalzo y muy perdido. No sabía ni su nombre ni el país en el que había amanecido… Yo tampoco lo sé.

En otro lugar del planeta, Fernando Hilo de Estafeta, sí recuerda su nombre pero está completamente desnudo y metido en un bidón de aceitunas españolas. ¿Qué hago aquí? Se pregunta lógicamente, pero por dentro porque unas cuantas olivas obturan su garganta para expresarse. Piensa en su primo lejano y cree que ha sido él quien le ha dejado ahí. Una ligera pérdida de la noción del tiempo y espacio, al igual que a Jacinto, le tiene algo desfasado.

Entre ambos puntos inconexos descritos, Rafaela del Detalle Inverso se ha quedado dormida en un coche de choque. No está perdida sino hallada en este curioso inmueble que adquirió en la subasta de un feriante extranjero una noche cercana de borrachera, vino y flowers. Se había pasado la noche tratando de buscar un diálogo perdido dentro del sueño que había extraviado igualmente en mitad de una pesadilla de sobremesa. Se sentó en el auto inútil para probar la terapia de choque inmóvil…

Marcelo San Son Melódico está viendo un vídeo de los Fresones Rebeldes (Al amanecer). Le pica la cabeza pero no quiere rascarse, porque tiene miedo de complicar más aún la vida a Jacinto, Fernando y Rafaela. Se siente culpable… Un día se cruzó con ellos y sin querer es culpable de la situación en la que se encuentran ahora mismo, pero no sabe la razón. Mañana se va a hacer vegetariano heterodoxo.


Salud!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Es que somos más importantes de lo que creemos. Lo de hacerse vegetariano heterodoxo le irá bien para entrar ligerito al paraíso.
Un abrazo.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e