Ir al contenido principal

SI ME ALEJO NO SALGO HACIA ADENTRO

Bernard está que se sale de sus órbitas. Ayer tuvo un sueño de esos que ocupan toda la noche. Estaba en una explanada infinita, un desierto. Nada que ver con una parada de autobús, por ejemplo. Se apoyaba sobre una especie de platillo volante elevado a unos 50 cm del suelo. El platillo era metálico y frío, pero al fin y al cabo era lo único sólido del lugar. El propio Bernard ya dudaba de la suya propia: la solidez. Quería agarrarse con fuerza, pero al mismo tiempo necesitaba soltarse con más energía.

Se separó un par de metros, pronunció una hache aspirada y siguió con la vista el contorno del platillo; seguía sin ver sus límites. Pronto entendió que para llegar a hacerse una idea de la dimensión de aquello, tendría que alejarse tanto como para perder la perspectiva. Se asustó, porque no sabía si tras alejarse tanto del platillo y/o de sí mismo podría/desearía regresar al punto de partida. Le temblaba hasta la última uña del pie derecho.

Finalmente se alejó todo lo que pudo… porque le pudo el deseo de mirar. A mí, mientras me lo contaba todo, me recordaba al sueño de Mateo , y no sé muy bien por qué, también a los conflictos entre Rosaura y Paulina; eso ya es cosecha mía y me lo haré mirar. El caso es que Bernard se fue tan lejos que incluso llegó a no reconocerse ni a él mismo. Cuando desde tanta distancia, vio aquel punto perdido en el desierto lo primero que sintió fue un deseo irreprimible de reír. No paró en un rato.

Después, mientras seguía caminando al horizonte incierto y vacío, no pudo contener las lágrimas. Lloró desconsoladamente durante los siguientes tres kilómetros. Se paró, encontró un pequeño cubo de basura lleno de eso… basura. Materia orgánica e inorgánica mezclada por azar y necesidad, bien mezclada; de color negro con tonos grises.

Y en la mitad de ese pequeño barrizal de miseria residual descubrió una hoja verde de aguacate . Venció al asco y liberó un poco a la hoja, que inmediatamente tomó postura… Ésta se lo agradeció con creces y un apretón de manos.

Al despertar lo recordaba todo, de hecho me lo contó casi inmediatamente. Al final del espacio onírico e infinito no había nada… o todo. No estaba ni contento ni lo contrario, pero lo primero que hizo fue poner los pies sobre el viejo parqué de su piso y hacerlo crujir, con ganas. Después, por la tarde se fue al dentista y mañana tiene cita con el otorrinolaringólogo.

Salud!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Cunado por fin tocas tierra después de un viaje tan onírico, no hay nada como agarrarse a un aguacate o a un limón pelado. Y, si tienes tarima crujiente, mucho mejor porque te retrotrae a aquellas navidades con los primos (muchos) en casa de la abuela, corriendo por los pasillos, esos pasillos que ya no existen más que en los sueños.
Anónimo ha dicho que…
Cuando... (no cunado)
Dani Seseña ha dicho que…
Queeda! (con acento argentino). Gracias, Zapateta.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e