Ir al contenido principal

SUEÑOS ERÓTICOS DE JANA SITUADA

Por El padre de Martínez

Después de que 'Jana' Situada me confesara que en la misma noche tuvo un sueño erótico con Carmelo Gómez, Jimmy Carter y Andro Genesis (un afamado hombre de Tal -entre Polonia y Burriana), soñé con Ramilleta Félix (una científica que siempre está a la sombra de los grandes). En el sueño recorríamos un camino lleno de piedras, pedrolos y rocas, e incluso alguna china que otra, pero al final llegábamos al final, cuyo final aún no está soñado, porque había una segunda parte -me dijo Ramilleta- que falta por finalizar. ¡Qué cosas!

Al despertar, conseguí olvidarme un poco del sueño. Me estaba dando un paseo con mi amiga Situada y ese 'cuerpo' que veis en la foto me habló. Se presentó como Ramilleta Félix y me dijo -sin cara- hoy comienza el último tramo, la segunda parte... Entonces, Jana me dio un abrazo de esos que te llenan de, de, de... ¡Que te llenan y punto! Y me dijo, ni Jimmy ni Carmelo ni Andro, lo que tengo claro es que contigo pan, cebolla y chuletón de buey. En ese momento, justo cuando conquistaba la serenidad, una china me pinchó la planta del pie.

Hoy tengo claro que los sueños eróticos de Jana son siempre el preludio de una preciosa amistad con derecho a roce y goce. Y algo más, porque ayer cumpliríamos las llamadas bodas de oro. Fallecí hace 15 años. Y desde aquí la sigo extrañando sin obsesiones como el primer día. Me voy a tomar algo, Ramilleta me reclama.

Salud!

Comentarios

Anonima Mente ha dicho que…
Ramilleta te sigue alli donde vayas, y dicen que éso es amor, aunque seguro que tu perra tambien te sigue y solo es cariño lo que padece.
Mi pregunta es si ha cambiado el EROS por el TANATOS, ahora que sueña con difuntos (eh! tu lo has dicho llevas 15 añazos muerto, cantará eso de 15 años tiene mi amor...?).
Lo digo porque los sueños erótico-difuntos, te sorben las ideas mientras dibujan en tu almohada un corazón de color verde-podredumbre, o verde profundo, o verde-ultratumba.Lo que si se es que es verde.Y que traen un poco de mala suerte.
La ultima vez que soñé algo así, fui a un interpretador de sueños, que era Sirio, y lo que pude entender extrayendo del Sirio un poco de Castellano (vamos que parecia que me estaba comiendo la tipica paella de un chino), fue:
Tu problema es que duermes poco, si tu dormir mejor soñar con chicos vivos.
Asi que ya sabeis de donde proceden los tanatosueños, del mal dormir, como todos los males.

Anónima Mente
Anónimo ha dicho que…
No soy ninguna experta, pero yo creo que los sueños para ser eso, sueños, tienen que tener varias partes y normalmente varias piedras. Los que se sueñan del tirón no son sueños, son otra cosa.

"contigo pan, cebolla y chuletón". Jaja, toda una declaración de intenciones, gastronómicas parece, pero intenciones.

isa
Juana ha dicho que…
Los sueños es lo que tienen, que a la que te descuidas caes en ellos y ...... roce, goce y lo que haga falta.
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Yo lo único que tengo claro es que pan y cebolla no bastan, les faltaba ese chuletón de buey.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e