Ir al contenido principal

SUEÑOS ERÓTICOS DE JANA SITUADA

Por El padre de Martínez

Después de que 'Jana' Situada me confesara que en la misma noche tuvo un sueño erótico con Carmelo Gómez, Jimmy Carter y Andro Genesis (un afamado hombre de Tal -entre Polonia y Burriana), soñé con Ramilleta Félix (una científica que siempre está a la sombra de los grandes). En el sueño recorríamos un camino lleno de piedras, pedrolos y rocas, e incluso alguna china que otra, pero al final llegábamos al final, cuyo final aún no está soñado, porque había una segunda parte -me dijo Ramilleta- que falta por finalizar. ¡Qué cosas!

Al despertar, conseguí olvidarme un poco del sueño. Me estaba dando un paseo con mi amiga Situada y ese 'cuerpo' que veis en la foto me habló. Se presentó como Ramilleta Félix y me dijo -sin cara- hoy comienza el último tramo, la segunda parte... Entonces, Jana me dio un abrazo de esos que te llenan de, de, de... ¡Que te llenan y punto! Y me dijo, ni Jimmy ni Carmelo ni Andro, lo que tengo claro es que contigo pan, cebolla y chuletón de buey. En ese momento, justo cuando conquistaba la serenidad, una china me pinchó la planta del pie.

Hoy tengo claro que los sueños eróticos de Jana son siempre el preludio de una preciosa amistad con derecho a roce y goce. Y algo más, porque ayer cumpliríamos las llamadas bodas de oro. Fallecí hace 15 años. Y desde aquí la sigo extrañando sin obsesiones como el primer día. Me voy a tomar algo, Ramilleta me reclama.

Salud!

Comentarios

Anonima Mente ha dicho que…
Ramilleta te sigue alli donde vayas, y dicen que éso es amor, aunque seguro que tu perra tambien te sigue y solo es cariño lo que padece.
Mi pregunta es si ha cambiado el EROS por el TANATOS, ahora que sueña con difuntos (eh! tu lo has dicho llevas 15 añazos muerto, cantará eso de 15 años tiene mi amor...?).
Lo digo porque los sueños erótico-difuntos, te sorben las ideas mientras dibujan en tu almohada un corazón de color verde-podredumbre, o verde profundo, o verde-ultratumba.Lo que si se es que es verde.Y que traen un poco de mala suerte.
La ultima vez que soñé algo así, fui a un interpretador de sueños, que era Sirio, y lo que pude entender extrayendo del Sirio un poco de Castellano (vamos que parecia que me estaba comiendo la tipica paella de un chino), fue:
Tu problema es que duermes poco, si tu dormir mejor soñar con chicos vivos.
Asi que ya sabeis de donde proceden los tanatosueños, del mal dormir, como todos los males.

Anónima Mente
Anónimo ha dicho que…
No soy ninguna experta, pero yo creo que los sueños para ser eso, sueños, tienen que tener varias partes y normalmente varias piedras. Los que se sueñan del tirón no son sueños, son otra cosa.

"contigo pan, cebolla y chuletón". Jaja, toda una declaración de intenciones, gastronómicas parece, pero intenciones.

isa
Juana ha dicho que…
Los sueños es lo que tienen, que a la que te descuidas caes en ellos y ...... roce, goce y lo que haga falta.
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Yo lo único que tengo claro es que pan y cebolla no bastan, les faltaba ese chuletón de buey.

Entradas populares de este blog

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza. 
El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa. ¿Qu…

Entrada nueva

Pulsó en "Entrada nueva" para escribir su próximo post, se abrió una puerta y subió a una sala donde le esperaba parte de sí mismo. Allí, para el bien y el sentido común, había montada una mesa llena de aperitivos soñados, vino en prosa y recortes de historias que nunca han sido contadas. Se sentía relajado, cómplice de la ironía que le hacía cosquillas entre una oreja y la palabra; como aquella vez que olvidó su contraseña y tuvo que aceptarse fuera de su perfil. Era una especie de resignación y victoria a la vez. Una batalla ganada a la necesidad de "tener que". Una sonrisa no forzosa acompañaba mejor al vino que corría por su garganta. Era la alegría de saber y de saberse. Y todo esto ocurría gracias a la decisión de salir de aquella entrada que nunca llevaba a nada y que aparentaba dar acceso a todo. 
En aquella sala también había un árbol y un mapa. Eran una misma cosa. Unidos por un link de invierno que llevó su sentido al verano. Él dialogó con muchos de lo…