Ir al contenido principal

DISCURSOS VÍRICOS INVISIBLES

Somos miserables peatones al fin y al cabo ¿que no? Somos una mierda, valemos para comer asfalto y pisar comida de olla. Y poco más. Menuda basura de seres. Que os follen a todos, que nos follen a casi todos. Porque tú te salvas de esta comunidad de unidades mínimas vacías de todo, de valientes hijos de puta. Tú, Rasta, te salvas porque eres la peor de todas, y además hueles mal no, peor.

No son palabras de Casimiro, ni del mendigo mago. Es un discurso que pronunciaba hace un rato Tomás Sorteo Virgo subido en una caja de cervezas en plena Puerta del Sol de Madrid antes de que lo detuvieran por... No se me ocurre el motivo ¿sugerencias? Y en otra punta del Globo, en Melburne, Ricardo Vista Cordón hacía lo propio, elevado sobre otro pedestal más sofisticado, un barril de madera de roble ruso; eso sí, su discurso era algo más constructivo y pronunciado en inglés, traduzco:

Ay, pero qué panda de gañanes. Mira que os lo avisaron al nacer con dos azotes en el culo. No os quejéis tanto, criticad, machacad, abusad, poned a parir, hundid, maltratad, practicar el cinismo y la hipocresía cuando sea necesario, arruinad, destruid... Pero nunca, nunca construyáis, que no vende y si lo hacéis, os venderán. ¡Hijos de puta! ¡Todos!

Y así se registraron más casos de discursos varios por todo el mundo. Marcela Pliego Cartón en Islamabad, Guillermo Másvale en Oslo, David Fortificado Seatunombre en La Paz... Pero nadie los ha unido ni relacionado, los Investigadores de Comportamiento Humano están todavía muy ocupados con un virus recién nacido: la Gripe Aah!

Salud!

*La imagen viene de miabuelapepa

Comentarios

Anonima Mente ha dicho que…
Lo detuvieron por "Equivocación" que es un fenómeno que se produce "del ciento al mil" cuando hay suplantación de personalidades (en este caso la de Tomás Sorteo Virgo y la de la Abuela Pepa).
Lo que sucedió, puertas a dentro de la verdad, fue lo siguiente:

La Abuela Pepa habia terminado el cesto de macramé que su nieta Antonia (la Toñi) le habia encargado. Queria tenerla entretenida y ahorrarse unos duros en centros de dia, y demás medidas teraputicas.
La Abuela la sorprendió contandoselo todo a Virgo, sobre el que recayó una maldición eterna.
De ahí los gritos deseperados en las latas de cerveza, retumbando en la puerta del Sol, retumbando en la atmosfera de lo incierto, mientras propagados los virus del comportamiento (que son supercontagiosos) se extiende una plaga, una pandemia mundial.
Anonima Mente
La Zapateta ha dicho que…
Cuando he visto que los "ricos" tienen resorts en los que se reproduce cualquier chillout formenterí (o formentero, que no sé como se dice) y que estos "chills" se extienden por todo el mundo como los McDonals, y que por tanto en todos, todos hacen (hacemos, aunque yo no voy) lo mismo, se me contestan muchas preguntas. Sin embargo, no hay mejor manera de explicarlo que la canción de Krahe: Antípodas... "En las antípodas todo es idéntico, idéntico a lo autóctono".... Y ya puedes utilizar madera de roble ruso, o extremeño, que el discurso te saldrá casi igual o casi idéntico.
Anónimo ha dicho que…
Ahí le has dado Zapateta, ahí le has dado.

Admirando Meio Gordo
copifate ha dicho que…
Estos que se suben en caja son como los generalísimos o los papas pero en pobre. A todos se les ha soltado la pinza, no se nota por lo que dicen sino porque lo digan. Tienen pretensiones de que les oigan, les den la razón y les sigan. Están locos.
Si no pasan de la caja no hay problema, pero como vengan otros y les eleven son muy peligrosos.
isa ha dicho que…
a mi casi me dan más miedo los que ya están subidos en sitios más altos que una caja de cerveza y dicen gilipolleces disfrazadas de "yo sé lo que os conviene".
Creo que en la canción de krahe algo se dice sobre el tema.

P.D: probablemente le detuvieron por esa caja de cervezas. No se puede beber en la calle, en Madrid te multan. Los jinetes justicieros llegaron en sus motos por la acera, pasaron entre las mesas de una terraza haciendo a la gente saltar si no querían ser atropellados. Hasta llegar a mi, persona peligrosa con arma de destrucción en mano. Una lata. Ahora todos descansamos más tranquilos.
Juana ha dicho que…
A lo mejor los que estan muy arriba y los que están muy abajo .... tienen el mismo tipo de "desesperación" .....
copifate ha dicho que…
Yo creo que tienen un exceso de "esperación".
Anonima Mente ha dicho que…
No os lo vais a creer...despues de comer he entrado en un bar a tomarme una cerveza, y el camarero, con cara de pocos amigos me ha dicho que esta mañana alrededor de las 7 les habian robado la caja entera (de cervezas,claro). Como puse cara de chisme, me siguió contando, mira el ladron se dejó esta cesta de macramé. Un policia rebusco "huellas digitales", y encontró a la autora, que resultó ser la abuela de la Toñi.Ahora está en prisión, echa una furia, gritando que el mundo es una mierda, y que no quiere a su compañero de celda...un tal Tomás.

Menuda la que han liao...
risitas de la toñi de fondo...y mas risitas.
P.D.: hará un cuarto de hora requisaron la caja de cervezas y descubrieron que tenían doble fondo...ahora van a por el dueño del bar que puso la denuncia...Yo me voy corriendo, que esto empieza a parecerse a una conspiración...yo que vosotros haría lo mismo, a todos nos van a interrogar...ya lo vereis
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Para mi que le detuvieron por causas políticas, seguro que Rasta tiene influencias, que es medio pariente del El Fary.

Entradas populares de este blog

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza. 
El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa. ¿Qu…

Entrada nueva

Pulsó en "Entrada nueva" para escribir su próximo post, se abrió una puerta y subió a una sala donde le esperaba parte de sí mismo. Allí, para el bien y el sentido común, había montada una mesa llena de aperitivos soñados, vino en prosa y recortes de historias que nunca han sido contadas. Se sentía relajado, cómplice de la ironía que le hacía cosquillas entre una oreja y la palabra; como aquella vez que olvidó su contraseña y tuvo que aceptarse fuera de su perfil. Era una especie de resignación y victoria a la vez. Una batalla ganada a la necesidad de "tener que". Una sonrisa no forzosa acompañaba mejor al vino que corría por su garganta. Era la alegría de saber y de saberse. Y todo esto ocurría gracias a la decisión de salir de aquella entrada que nunca llevaba a nada y que aparentaba dar acceso a todo. 
En aquella sala también había un árbol y un mapa. Eran una misma cosa. Unidos por un link de invierno que llevó su sentido al verano. Él dialogó con muchos de lo…