Ir al contenido principal

CUIDADO CON LOS MALOS RECUERDOS Y LAS HEMORROIDES HIPOTALÁMICAS

Advierte Mario Raro que si pasas tres veces por el mismo adoquín lo más seguro es que te venga un mal recuerdo a la cabeza. Lo advierte en la puerta de la charcutería los primeros viernes de mes. Se centra sobre todo en los que compramos cecina de León y tinto de la Ribera Sacra. No sé por qué, pero está empeñado en este particular 'grupo de riesgo'. Me encanta esta expresión. El viernes le pregunté, pero se evadió. Miró para otro lado y se marchó con la advertencia a otro ultramarinos.

El caso es que pasé por tercera vez por el mismo adoquín y se cumplió su aviso. Un recuerdo muy chungo se paseó por mi cabeza. No lo voy a contar, primero porque además de no entenderse nada, sería demasiado personal para mi adoquín preferido. Y segundo porque no viene a cuento. Aquí lo que importa es este fenómeno llamado Mario Raro y sus visiones. ¿Será un enviado de Charcuterías Mariánez, la competencia? ¿Querrán persuadir a través de malos recuerdos? ¿Persuadir de qué?

No sé en qué momento la cecina de León y el tinto gallego se convirtieron en un elemento peligroso o sospechoso para algún grupo de poder... pero algunos -muchos- lo llevamos claro . Porque los malos recuerdos, esos que se destierran consciente o inconscientemente, son un verdadero castigo. Claro, que investigando he descubierto a un tipo extraño en la puerta de algunos bancos y cajeros (sin nombres) advirtiendo a la gente de que hablar demasiado alto (para llamar la atención de los demás) provoca hemorroides hipotalámicas.

Seguiremos investigando.
Salud!

Comentarios

Anonima Mente ha dicho que…
Si haces esto, pasará lo otro. Ya me lo decían de pequeña, siempre arbitrando en una espiral causa-efecto, de la cual aun no he conseguido salir del todo. Aunque el otro día casi escapo de soslayo, cuando pensé, que debería avisar a mi vecina de que las "Oes" no se lavan a mano, por que si haces esto, se te pegan a los dedos y tu vida entra en una duda permanente y oscilante, y empizan por mirarte de reojo mientran recitan: es la ciclotímica del cuarto C.

P.D.: para güeno de verdad el Jamon de Guijuelo, es el mejor!
La Zapateta ha dicho que…
Después de leer tanto el post de Daniel como el comentario de Anónima Mente, me ha entrado una duda críptica, se me ha instalado en el martillo y no para de golpearme. Les he comentado en bajito a mis glóbulos blancos que se acerquen al oido y la embeban. Después he sacado todo mi dinero de ONG Direct ya que me han dicho en Manolito's, sin ningún genero de dudas, que se hunde... Los leucocitos se me han acabado pero el lexatín ha hecho el resto.

PD: ONG Direct es un excelente nombre para una ONG que pretenda un cierto toque de modernidad (ahí queda eso).
Anónimo ha dicho que…
recordar, del latin re-cordis. Volver a pasar por el corazón.

Aunque los recuerdos sean malos, aunque sean tristes...hay que seguir comprando cecina de león.
A´nonima Mente ha dicho que…
A Zapateta: Que sepas que SI HACES eso, vas a acabar muy mal, digo lo de hablarte a ti misma en plan secretitos, y si encima subes al escenario a ese actor secundario, ese tal Lexatin (todos conocemos sus efectos secundarios) entrarás en un vértigo hipotalámico.
Así que recuerda: Si HACES ESO, LO OTRO.

P.D.: Hoy estamos pa´nota
Juana ha dicho que…
Totalmente de auerdo con Anónimo, comiendo cecina de León, tomando vino gallego y con una buena compañía, los recuerdos mejoran muchísimo, se "miran" de otra forma .... tienen otro color.
Deprisa ha dicho que…
La culpa es tuya, si compras cecina de León y Ribera Sacra tienes que cuidar mucho más por dónde pones los pies.

En fin, espero que la próxima vez lo tengas más en cuenta.

Entradas populares de este blog

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza. 
El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa. ¿Qu…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Entrada nueva

Pulsó en "Entrada nueva" para escribir su próximo post, se abrió una puerta y subió a una sala donde le esperaba parte de sí mismo. Allí, para el bien y el sentido común, había montada una mesa llena de aperitivos soñados, vino en prosa y recortes de historias que nunca han sido contadas. Se sentía relajado, cómplice de la ironía que le hacía cosquillas entre una oreja y la palabra; como aquella vez que olvidó su contraseña y tuvo que aceptarse fuera de su perfil. Era una especie de resignación y victoria a la vez. Una batalla ganada a la necesidad de "tener que". Una sonrisa no forzosa acompañaba mejor al vino que corría por su garganta. Era la alegría de saber y de saberse. Y todo esto ocurría gracias a la decisión de salir de aquella entrada que nunca llevaba a nada y que aparentaba dar acceso a todo. 
En aquella sala también había un árbol y un mapa. Eran una misma cosa. Unidos por un link de invierno que llevó su sentido al verano. Él dialogó con muchos de lo…