Ir al contenido principal

CUIDADO CON LOS MALOS RECUERDOS Y LAS HEMORROIDES HIPOTALÁMICAS

Advierte Mario Raro que si pasas tres veces por el mismo adoquín lo más seguro es que te venga un mal recuerdo a la cabeza. Lo advierte en la puerta de la charcutería los primeros viernes de mes. Se centra sobre todo en los que compramos cecina de León y tinto de la Ribera Sacra. No sé por qué, pero está empeñado en este particular 'grupo de riesgo'. Me encanta esta expresión. El viernes le pregunté, pero se evadió. Miró para otro lado y se marchó con la advertencia a otro ultramarinos.

El caso es que pasé por tercera vez por el mismo adoquín y se cumplió su aviso. Un recuerdo muy chungo se paseó por mi cabeza. No lo voy a contar, primero porque además de no entenderse nada, sería demasiado personal para mi adoquín preferido. Y segundo porque no viene a cuento. Aquí lo que importa es este fenómeno llamado Mario Raro y sus visiones. ¿Será un enviado de Charcuterías Mariánez, la competencia? ¿Querrán persuadir a través de malos recuerdos? ¿Persuadir de qué?

No sé en qué momento la cecina de León y el tinto gallego se convirtieron en un elemento peligroso o sospechoso para algún grupo de poder... pero algunos -muchos- lo llevamos claro . Porque los malos recuerdos, esos que se destierran consciente o inconscientemente, son un verdadero castigo. Claro, que investigando he descubierto a un tipo extraño en la puerta de algunos bancos y cajeros (sin nombres) advirtiendo a la gente de que hablar demasiado alto (para llamar la atención de los demás) provoca hemorroides hipotalámicas.

Seguiremos investigando.
Salud!

Comentarios

Anonima Mente ha dicho que…
Si haces esto, pasará lo otro. Ya me lo decían de pequeña, siempre arbitrando en una espiral causa-efecto, de la cual aun no he conseguido salir del todo. Aunque el otro día casi escapo de soslayo, cuando pensé, que debería avisar a mi vecina de que las "Oes" no se lavan a mano, por que si haces esto, se te pegan a los dedos y tu vida entra en una duda permanente y oscilante, y empizan por mirarte de reojo mientran recitan: es la ciclotímica del cuarto C.

P.D.: para güeno de verdad el Jamon de Guijuelo, es el mejor!
La Zapateta ha dicho que…
Después de leer tanto el post de Daniel como el comentario de Anónima Mente, me ha entrado una duda críptica, se me ha instalado en el martillo y no para de golpearme. Les he comentado en bajito a mis glóbulos blancos que se acerquen al oido y la embeban. Después he sacado todo mi dinero de ONG Direct ya que me han dicho en Manolito's, sin ningún genero de dudas, que se hunde... Los leucocitos se me han acabado pero el lexatín ha hecho el resto.

PD: ONG Direct es un excelente nombre para una ONG que pretenda un cierto toque de modernidad (ahí queda eso).
Anónimo ha dicho que…
recordar, del latin re-cordis. Volver a pasar por el corazón.

Aunque los recuerdos sean malos, aunque sean tristes...hay que seguir comprando cecina de león.
A´nonima Mente ha dicho que…
A Zapateta: Que sepas que SI HACES eso, vas a acabar muy mal, digo lo de hablarte a ti misma en plan secretitos, y si encima subes al escenario a ese actor secundario, ese tal Lexatin (todos conocemos sus efectos secundarios) entrarás en un vértigo hipotalámico.
Así que recuerda: Si HACES ESO, LO OTRO.

P.D.: Hoy estamos pa´nota
Juana ha dicho que…
Totalmente de auerdo con Anónimo, comiendo cecina de León, tomando vino gallego y con una buena compañía, los recuerdos mejoran muchísimo, se "miran" de otra forma .... tienen otro color.
Deprisa ha dicho que…
La culpa es tuya, si compras cecina de León y Ribera Sacra tienes que cuidar mucho más por dónde pones los pies.

En fin, espero que la próxima vez lo tengas más en cuenta.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e