Ir al contenido principal

BÚSQUEDAS

No pensaba escribir nada hasta mañana. Seré breve. De nuevo algunos motores de búsqueda que llevan hasta este blog, me remueven y necesito compartir mi sorpresa. Repito, seré breve. Pregunta: ¿Cómo pueden coincidir en un mismo espacio -y navegar un rato por éste- personas que por un lado siguen buscando a "Tom Jones desnudo", por otro "Adoquines en Lisboa", "Torrot TT bicicleta" u más disparatados, los que quieren encontrar "idiomas, cénaculos y anacardos"?

Perdonad esta interrupción de silencio, pero comprenderéis que uno necesite recibir teorías al respecto. Ahí queda. Por cierto, gracias a todos los comentaristas que últimamente no paráis de charlar bajo estas líneas. Es un placer leer vuestras trabajadas opiniones, que van más allá del "me gusta" o "no me gusta". Muchas de ellas son un post en sí mismo.

Salud!

Comentarios

Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
jaja Al final, me voy a sentir extraño. Yo no busqué nada raro para encontrar el blog. ¿Debería montar una asociación de afectados o algo así?
Mi teoría: Google también tiene resacas
Juana ha dicho que…
Yo más bien "te encontré sin buscarte en ningún sitio .... " como los personajes de tu blog que se cruzan y entrecruzan ..... por casualidad.
Anónimo ha dicho que…
Yo creo que se trata de una de esas promociones del 3x2, me explico, pagas 2 y llevas 3. En este caso esa unidad adicional es Mistervertigo, que la unica relacion que guarda con las anteriores, es que esta es gratis...y de sobra es sabido que gusta más!.
Otra teoria,mas metafisica, seria que cada uno tenemos una forma de encontrarnos/encontrarte:Unos tienen que dar muchas vueltas.Otros no.Yo vine por un comentarista (cybrghost) que te tiene enlazado en su pagina (por cierto muy buen post el de ayer).
No se en que grupo me sitiu, lo cierto es que aqui se está muy a gusto y hay gente muy maja (aunque suena a tipicazo, es la pura verdad)
Un saludo y no t estreses

Anonima Mente
Enrique Palacios ha dicho que…
Me llegan visitas por extrañas búsquedas en Google, es muy gracioso verlas por el Analytics. Tu blog no lo encontré por el referido buscador, fue por el concurso 20blogs...

Y me quedo.

Éxitos Daniel
La Zapateta ha dicho que…
Increible. Al ir a escribir este comentario, sobre los Tom Jones y las Torrots me ha salido como palabra a verificar: mutorrot...

El algoritmo de google tiene casualidades que la casualidad no entiende.
capitán garfio ha dicho que…
Este fué en el primer blog que entré y me decidí a dejar un comentario....desde entonces he entrado en otros y la experiencia ha sido muy buena...gracias muchas gracias maestro,por enseñarme el camino.
Un saludo
Anónimo ha dicho que…
Yo un día que estaba aburrido y escribí "caracola de degüello" y llegué al blog de un amigo que pensaba había muerto. Lo que no sé es por qué lo creí, ahora resulta que ese amigo trabaja para un partido político opuesto a mí y todo... pero en sus ratos libres escribe para fuera y para adentro.

Me recuerda a Mr.Seseña y sus vertiginosas propuestas.

Un saludo a todos!

Anónimo estrato
Escrito en la pared ha dicho que…
Curioso, cuando menos. Más de uno y más de dos hemos estado comentando estas cosas esta semana.

Una brazo.
copifate ha dicho que…
Creo que esto es un gran cerebro-memoria del que somos sinapsis de aleatorio origen y oscuro destino. Vivimos dentro de lo que nos influye y avivamos con nuestros impulsos influencias en los otros. Estamos aquí porque nos seleccionamos alrededor del "vértigo".

Entradas populares de este blog

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza. 
El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa. ¿Qu…

Entrada nueva

Pulsó en "Entrada nueva" para escribir su próximo post, se abrió una puerta y subió a una sala donde le esperaba parte de sí mismo. Allí, para el bien y el sentido común, había montada una mesa llena de aperitivos soñados, vino en prosa y recortes de historias que nunca han sido contadas. Se sentía relajado, cómplice de la ironía que le hacía cosquillas entre una oreja y la palabra; como aquella vez que olvidó su contraseña y tuvo que aceptarse fuera de su perfil. Era una especie de resignación y victoria a la vez. Una batalla ganada a la necesidad de "tener que". Una sonrisa no forzosa acompañaba mejor al vino que corría por su garganta. Era la alegría de saber y de saberse. Y todo esto ocurría gracias a la decisión de salir de aquella entrada que nunca llevaba a nada y que aparentaba dar acceso a todo. 
En aquella sala también había un árbol y un mapa. Eran una misma cosa. Unidos por un link de invierno que llevó su sentido al verano. Él dialogó con muchos de lo…