Ir al contenido principal

LAS PROPIEDADES DE HACERSE EL LOCO

Ahora, en pleno mes de septiembre de 2009, quiere dejarse de gilipolleces, pero cuando corrían los años 20, Facundo Recuerdo Miope ('Facun') pensó en hacerse el loco. No ha envejecido desde que tomó la decisión, pero su propia luz de gas, cada día le deja un poco más ciego. Tanto que ya parece chino profundo de lo mucho que tiene que cerrar los ojos para ver. Todo concentrado en una retina que nunca ha sido entrenada para recibir más de 4 ó 5 colores.

En los 50 casi abandona su postura gracias a Roma De los Refilones. Una mujer que le volvió loco, pero de verad. De hecho ingresó en un centro especializado en enajenaciones a la espalda. Él insistía a los celadores: ¡Que no, que no, que se equivocan, que llevo más de 30 años haciéndome el loco! Claro, todo lo que decía se volvía en su contra. Además, fue a poner especial énfasis ante Marcial Fal Tierramixta, un encargado de planta muy cabrón que usa una gorra de Micky Mouse para potenciar su figura de inquisidor... Aquí cada uno tenía lo suyo. Consiguió salir a los pocos días gracias a una mano anónima.

Puedo verle ahora mismo en la óptica de mi barrio, está charlando con el encargado, quien parece conocerle. El dueño de Ópticas Retina de Ley, Gustavo Renedo Derecho, es un visionario y Facundo se ha debido enterar; desde entonces no sale de ahí. María Pañuelo 'la vendedora de galletas ciegas' me cuenta su teoría: Gustavo es la clave y el 4º de los Renedo Derecho. Se trata, afirma María, de una familia que descubrió las propiedades curativas de 'hacerse el loco'. Su abuelo se lo inoculó a Facundo, pero le perdieron la pista tras correr con los gastos de su salida del manicomio. Ahora, con el síndrome inconsciente de Estocolmo, el cobaya vuelve solo al hogar.

Sin duda es interesante su teoría. Le seguiré la pista.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Hacerse el "loco", viene a ser tan fácil o tan dificil como hacerse el "cuerdo" cuando se está en el otro extremo de la realidad .
Sin embargo he observado esta interesante teoria que todos practicamos alguna vez en la vida, pues nadie está, en todo momento, conforme con su condición: de loco, de cuerdo, de cuerdo loco, de loco cuerdo, y todos sus matices.
Y todo por los beneficios terapeuticos del teatro!!! habrá que empezar a ser mejores actores que se nos esta notando.
un saludo
Anonima Mente
Anónimo ha dicho que…
A mí, cada vez me cuesta más fingir delante de algunos compañeros de trabajo. ME imagino un espacio en el que todos nos hacemos los locos, pero aunque pensamos que no lo estamos, estamos totalmente tarados. Pero tonterías aparte, me gustaría poder hacerme más el tonto, porque creo que la grima que me dan "algunos compañeros" de trabajo, insisto, va a empezar a salir sin complejos... La de ellos hacia mí creo que ya ha salido. Como encima se instale aquí la Gripe A (hablo de una clínica, no digo más) nos vamos todos al hoyo de BABEL.

Genial, Seseña!

Fdo.: Alguien que comenta por 1ª vez en un año
Anónimo ha dicho que…
Se me olvidó comentaros una anecdota real que me paso el otro día, y que viene que ni al pelo a este post de Seseña:

El otro dia iba por la calle y vi a una chica sentada en un banco, me parecio ...que era yo, e inconscientemente me acerqué, pues llevo años perdida, y al verme quería aunque fuera saludarme, o tomarme un café conmigo. Al estar aun metro de distancia, me di cuanta de que la chica hablaba por el móvil en rumano, y me di cuenta entonces de que no era yo...me dió pena...aunque quien sabe a lo mejor estaba haciendose/haciendome la loca...lo misterioso es que yo reconocí su movil-idioma...podria ser un claro ejemplo de la terapeutica utilidad de hacerse el loco.
Yo por si acaso sigo buscandome en el lado cuerdo de la realidad.
Anonima Mente
Dani Seseña ha dicho que…
Con comentaristas así... uno se queda sin palabras. Voy a beberme un orujo de cuerdo. Salud!
Anónimo ha dicho que…
oyes sólo lo que quieres oir, ves lo que quieres ver, dices lo que te da la gana, sin filtros, puedes cantar "al cochecito leré.." disfrazado de franco y lo más grave que te ocure es que sales en un post de mr.vértigo. Eso sí, hay que estar alerta para que no te miren a los ojos y te pillen. O una mano anónima te de unos golpecitos en el hombro.
Deprisa ha dicho que…
Hacerse el loco tiene todas las ventajas de la locura sin perder del todo el camino de la cordura.

De momento síguele la pista, tal vez acabemos aprendiendo algo interesante.
Juana ha dicho que…
A veces la locura es el único camino de la gente cuerda.
Anónimo ha dicho que…
Habría que investigar a ese abuelo que cuando ya nadie lo hacía siguió haciéndose el loco y se lo inoculó al pobre Facun y arrepentido le rescata del manicomio, manianónima, y desaparece otra vez.
Pistas:
Seseña está "viendo" a Facun en la"óptica" de su barrio, cuyo dueño es un "visionario" nieto del descubridor de las propiedades curativas de hacerse el loco, como bien dice María Pañuelo, la vendedora de galletas "ciegas".
Fdo: Roma de los Refilones.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e