Ir al contenido principal

EL BANCO 54...

...Es el título de una nueva sección. En este banco, situado en un lugar (ya sacaré una foto más adelante) a mi juicio incomodísimo duermen mendigos, se sientan parejas a retozar (adolescentes y adultos), octogenarios del barrio, octogenarias del mismo barrio, quinceañeras que comen pipas y escuchan música en sus móviles, quinceañeros que hablan de las quinceañeras antes sentadas...

...Las dependientas del Día que aprovechan para 'echarse' un piti; los controladores del S.E.R. (Servicio de Estacionamiento Regulado); Rubén el mago; Rosaura, la costurera; los taxistas de la zona; gente de paso que se sienta; treintañeros que no terminan de entender que llegan los 40; adolescentes que vienen de jugar un partido de baloncesto; búlgaros post misa ortodoxa de 11; mascadores/as de chicles; locos de Nessun Dorma (Giacomo Puccini); los mecánicos del taller de al lado Radiano Cilindro...

Todo un mundo de historias se van amasando cada día en El Banco 54. Historias, unas de más calado que otras, que cada día pueblan este chaflán de algún rincón madrileño. Así que os las iré trayendo a este espacio. Aunque, sinceramente, si tuviera valor haría lo mismo que Auggie (Harvey Keitel) en Smoke: Fotografiar la misma esquina de Brooklyn a la misma hora todos los días durante no sé cuánto tiempo. Pero como no lo tengo... lo haré a mi modo.



Salud!

Comentarios

Jordicine ha dicho que…
Pues me parece muy interesante. Si el banco pudiera hablar... Un saludo.
capitán garfio ha dicho que…
¿¿¿No solo en un banco,hay tantas historias que podrián escribirse,de cualquier rincón de la ciudad????
Unknown ha dicho que…
Qué maravilla Smoke. Joya. La secuencia. Ellos dos. Paul Auster. Me siento a esperar tu banco, Dani.
dsesena ha dicho que…
Tomémonos un vino en él y hablemos de lo que pasa ante nosotros.

Salud!

Entradas populares de este blog

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza. 
El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa. ¿Qu…

Entrada nueva

Pulsó en "Entrada nueva" para escribir su próximo post, se abrió una puerta y subió a una sala donde le esperaba parte de sí mismo. Allí, para el bien y el sentido común, había montada una mesa llena de aperitivos soñados, vino en prosa y recortes de historias que nunca han sido contadas. Se sentía relajado, cómplice de la ironía que le hacía cosquillas entre una oreja y la palabra; como aquella vez que olvidó su contraseña y tuvo que aceptarse fuera de su perfil. Era una especie de resignación y victoria a la vez. Una batalla ganada a la necesidad de "tener que". Una sonrisa no forzosa acompañaba mejor al vino que corría por su garganta. Era la alegría de saber y de saberse. Y todo esto ocurría gracias a la decisión de salir de aquella entrada que nunca llevaba a nada y que aparentaba dar acceso a todo. 
En aquella sala también había un árbol y un mapa. Eran una misma cosa. Unidos por un link de invierno que llevó su sentido al verano. Él dialogó con muchos de lo…