Ir al contenido principal

EL BANCO 54...

...Es el título de una nueva sección. En este banco, situado en un lugar (ya sacaré una foto más adelante) a mi juicio incomodísimo duermen mendigos, se sientan parejas a retozar (adolescentes y adultos), octogenarios del barrio, octogenarias del mismo barrio, quinceañeras que comen pipas y escuchan música en sus móviles, quinceañeros que hablan de las quinceañeras antes sentadas...

...Las dependientas del Día que aprovechan para 'echarse' un piti; los controladores del S.E.R. (Servicio de Estacionamiento Regulado); Rubén el mago; Rosaura, la costurera; los taxistas de la zona; gente de paso que se sienta; treintañeros que no terminan de entender que llegan los 40; adolescentes que vienen de jugar un partido de baloncesto; búlgaros post misa ortodoxa de 11; mascadores/as de chicles; locos de Nessun Dorma (Giacomo Puccini); los mecánicos del taller de al lado Radiano Cilindro...

Todo un mundo de historias se van amasando cada día en El Banco 54. Historias, unas de más calado que otras, que cada día pueblan este chaflán de algún rincón madrileño. Así que os las iré trayendo a este espacio. Aunque, sinceramente, si tuviera valor haría lo mismo que Auggie (Harvey Keitel) en Smoke: Fotografiar la misma esquina de Brooklyn a la misma hora todos los días durante no sé cuánto tiempo. Pero como no lo tengo... lo haré a mi modo.



Salud!

Comentarios

Jordicine ha dicho que…
Pues me parece muy interesante. Si el banco pudiera hablar... Un saludo.
capitán garfio ha dicho que…
¿¿¿No solo en un banco,hay tantas historias que podrián escribirse,de cualquier rincón de la ciudad????
Unknown ha dicho que…
Qué maravilla Smoke. Joya. La secuencia. Ellos dos. Paul Auster. Me siento a esperar tu banco, Dani.
Dani Seseña ha dicho que…
Tomémonos un vino en él y hablemos de lo que pasa ante nosotros.

Salud!

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e