Ir al contenido principal

LA CHICA ANIMADA

Nadie sabe quién es, pocos conocen su nombre y menos aún de dónde ha salido. Pero está ahí, siempre está… Para todos, para propios y ajenos, y sobre todo para Cetamol, Rodrigo Cetamol, un ex artista incomprendido que la necesita más que nadie. Pero tampoco sabe ni quién es ni su nombre ni su procedencia. Cuando ayer se me ocurrió preguntar a Rubén el Mago, me contestó con un truco de frecuencia y un poema desconocido.

Rodrigo Cetamol recibió su primera hostia en la espinilla, después en los huevos (durante un partido de fútbol) y la última –más agresiva y dolorosa- cuando fue descalificado en un torneo internacional de castillos en el aire: la III Edición del Ilusiones Nocivas Awards. Le expulsaron por considerar que su fantasía tenía “demasiado peso para colgarla en el aire”, así como que “sus ilusiones se caían por su propio peso”. El resultado: se hundió.

Cuando ella le rescató, Rodrigo estaba a punto de comprar la versión pirata de El currante (1983). Lo evitó y se lo llevó de la mano a un café cercano a la plaza de Antón Martín. Le habló suave, casi le susurró y tal debió ser el argumento que desde ese día Cetamol empezó a revivir. Lo mismo hizo con Retarda Ortíz (la diseñadora de cuadros para estampados de camisas de caballeros tallas XXL), Pedro Variable (el idealista del 6B que alquila zapatillas sin suela a los que necesitan contacto con la tierra) o Kiko Númeroprimo (el astronauta submarino, y autor de grandes diseños a base de petunias y gladiolos en jardines públicos)…

Nadie sabe quién es, pocos conocen su nombre y menos aún de dónde ha salido… Pero está ahí, animando al personal.

Salud!

Comentarios

copifate ha dicho que…
Son las tres de la mañana. Mañana lo releo. Recuerdos para Cetamol.
Anonima Mente ha dicho que…
Pues que maja la chica esta; me pregunto si cada vez irá haciendo falta más dosis de su presencia para obtener mejoría...y si un tal Profeno será familiar de Rodrigo, porque ese si es la "pocima mágica", en exceso te deja el higado un poco mal, si...hay a quien le pone del higado y no lo aguanta, pero a otros nos va genial para las jaquecas!!!

Anonima Mente

P.D.:¿no os da la sensación de que se han conicido en una farmacia?Tal vez estaban en estantes contiguos o enfrentados y se saludaron cortesmente...quiza sea otra posible historia
Juana ha dicho que…
Esos "seres" sin nombre, que nadie sabe de donde salieron, que nadie sabe donde buscarlos ni como encontrarlos, pero aparecen cuando más los necesitas, esos ....... existen.
La Zapateta ha dicho que…
A mi la chica animada me recuerda a ti. No sabemos quién eres, de dónde vienes, cómo te llamas (puede que te llames Daniel, puede que no), pero todos te necesitamos diariamente, y con esa frecuencia nos escribes y encuadras a todos.

Gracias por tu genialidad y la generosidad de tu imaginación.
Zeta-Zapateta
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Vaya! Que suerte tienen esas personas! a mi no me vendría mal encontrarme con ella, que a veces las botas de realidad pesan demasiado.
La Zapateta, lo único que sabemos real de este bloguero es que Daniel Seseña si que se llama, es lo que tiene salir en la tele :-).
Anónimo ha dicho que…
Me cuesta comentar, aún sigo jugando con el poema, el truco, el peso y las ilusiones, qué maravilla.
En cuanto a la chica, más parece la chica animadora que la chica animada, eso habría que investigarlo, porque tal vez sea ella la que necesita Cetamol, y no al revés.

isa
La Zapateta ha dicho que…
Lo sé, lo sé CYBER, pero... dirías que Cuca Solana, que también sale bastante en la tele, se llama realmente Cuca Solana???? Ya te digo yo, que no.
Ahí queda.
Saludos
PD: Por cierto, has probado a usar alpargatas de realidad? Pesan pelín menos.
Anonima Mente ha dicho que…
Estoy con Cybrghost, en que Daniel Seseña se llama así, y no de otra manera, porque es su nombre televisivo.
En estos mundos de la ficción la televisión es certeza, y si no mira, yo salgo todos los días en la tele y mi nombre te aseguro que es Anonima. Hago un programilla corto, de esos tipo sin centrifugado (de ideas), lo que se conoce como un programa en frío...

Anonima Mente
P.D.:es que soy del norte
Anónimo ha dicho que…
-"un ex artista incomprendido"
-"un truco de frecuencia"
-"un torneo internacional de castillos en el aire: la III Edición del Ilusiones Nocivas Awards."
-"alquila zapatillas sin suela a los que necesitan contacto con la tierra)"

Sin comentarios, estamos ante un artista comprendido.

¿qué no?

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e