Ir al contenido principal

MÓNTATE TU PROPIA PELÍCULA

Cuando alguien te suelta un rollo de esos que te llevan al más despectivo bostezo –consciente o inconsciente-, se pasa mal pero sobre todo se pasa el tiempo; lo pierdes. Si tuviera Asperger seguramente le insultaría. Pero no es el caso. Y si de algo se ha dado cuenta Fabio, un bloguero majete, es que no estamos para tirar segundos a la basura. Me cuenta que gracias a la Fórmula 1 ha entendido el valor (o poco valor) del tiempo, un segundo o su milésima son un mundo. Ya no te cuento el ‘precio’ de una semana libre…

Claro que el tiempo en si no es nada sin las historias que lo acompañan y que éste limita a su antojo. Por ejemplo, en Cámara Abierta 2.0 los reportajes suelen durar minuto y medio, dos minutos, tres minutos (algunos). Estamos de vuelta tras un parón de más de 30 días ¡un mundo! Y ahora, casi coincidiendo con los 30 años recién cumplidos de Enjuto Mojamuto –qué figura-, regresamos a la tarea –mitad real mitad digital- de traeros las novedades o consolidaciones de la Red. Me imagino que nosotros, al cumplir no 30 pero sí 3 temporadas, estamos más cerca de la consolidación que de la novedad… aún así intentaremos mantener el equilibrio entre ambos. Pero ésta es otra historia.

A lo que iba: en una pieza contamos una película, pero durante su rodaje se produce otra o más, de esas que nunca salen en televisión. Y es una pena, porque como ocurre con los comentarios de un post, en ocasiones son más interesantes/curiosas que la propia entrada, o que el propio reportaje.

El lunes pasado fui a la presentación de los “Premios Bitácoras.com 2009”, en La Casa Encendida de Madrid. El répor durará cerca de 3 minutos y lo podréis ver el martes que viene, por cierto. Al terminar el acto, se me acercó un extraño bloguero/a (sin especificar) y me dijo acompañado de ciento y pico tics: ¿Sabes que si yo fuera la luna y tu cámara el pie que me pisó seguramente tendríamos más que palabras? Pero la verdad es que no es así, y a mí me parieron en mitad de un partido de Curling en Vélez Málaga.

No sé qué cara puse, pero el tipo con camisola color entre dorado, hez vacuna e imposible, me señaló con mala baba y se quejó por el bostezo que no pude reprimir. Dio un bote a la pata coja y se perdió por la calle saltando y cantando –colorado- un tema de Papá Levante. Pero éste es otro bostezo, más nervioso que aburrido, además, el tiempo… se paró.

Salud!

Comentarios

Anonima Mente ha dicho que…
Todavía me estoy frotando los ojos.No contaba con esta película.Hoy ando un poco perdida.Debo ser la unica que no sabe qué es camara2.oabierta (no os lo tomeis a mal, que todo tiene su historia). Ademas lo de los bitacoras...faltan categoria o me lo parece a mi?.
Perdonadme, de verdad, es que hoy he dormido bien, y no estoy acostumbrada. Se me apelotonan las neuronas, no hay forma de llevarlas al orden, al final me va a dar igual, !!!carajo qué se monten su propia película!!!
Anonima Mente
Juana ha dicho que…
Cuando bostezas, el tiempo se para, es una cosa curiosa, hay un momento en no hay más remedio, has de bostezar.
Me gustó la entrevista, muy interesante.
Anónimo ha dicho que…
"se pasa mal pero sobre todo se pasa el tiempo". Qué bueno.
Yo sabía que en estas situaciones algo ocurría además de esa sensación de injusticia, ese "¿por qué a mi?", pero no acababa de dar con ello.
Capitán Garfio ha dicho que…
Hola Daniel...
¿¿Empezáis este martes verdad??
Estaré detrás del televisor...mejor dicho,delante de la pantalla...jeje
¿¿¿Te llegó lo que te mandé???
Un saludo
Unknown ha dicho que…
Felicidades por el blog, lo consideraré para votarlo entre los blogs de la temática.
Nosotros también estamos dando a conocer www.TuentiAdictos.es y agradecería si lo tienes en cuenta entre tus votaciones para la categoría de "Blog Personal" : http://bitacoras.com/premios09/votar/www.tuentiadictos.es

Saludos
Deprisa ha dicho que…
Hay casos en los que es mejor tener Aperger, o al menos fingirlo. Seguro que entonces tu interlocutor no bostezaría.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...