Ir al contenido principal

MÓNTATE TU PROPIA PELÍCULA

Cuando alguien te suelta un rollo de esos que te llevan al más despectivo bostezo –consciente o inconsciente-, se pasa mal pero sobre todo se pasa el tiempo; lo pierdes. Si tuviera Asperger seguramente le insultaría. Pero no es el caso. Y si de algo se ha dado cuenta Fabio, un bloguero majete, es que no estamos para tirar segundos a la basura. Me cuenta que gracias a la Fórmula 1 ha entendido el valor (o poco valor) del tiempo, un segundo o su milésima son un mundo. Ya no te cuento el ‘precio’ de una semana libre…

Claro que el tiempo en si no es nada sin las historias que lo acompañan y que éste limita a su antojo. Por ejemplo, en Cámara Abierta 2.0 los reportajes suelen durar minuto y medio, dos minutos, tres minutos (algunos). Estamos de vuelta tras un parón de más de 30 días ¡un mundo! Y ahora, casi coincidiendo con los 30 años recién cumplidos de Enjuto Mojamuto –qué figura-, regresamos a la tarea –mitad real mitad digital- de traeros las novedades o consolidaciones de la Red. Me imagino que nosotros, al cumplir no 30 pero sí 3 temporadas, estamos más cerca de la consolidación que de la novedad… aún así intentaremos mantener el equilibrio entre ambos. Pero ésta es otra historia.

A lo que iba: en una pieza contamos una película, pero durante su rodaje se produce otra o más, de esas que nunca salen en televisión. Y es una pena, porque como ocurre con los comentarios de un post, en ocasiones son más interesantes/curiosas que la propia entrada, o que el propio reportaje.

El lunes pasado fui a la presentación de los “Premios Bitácoras.com 2009”, en La Casa Encendida de Madrid. El répor durará cerca de 3 minutos y lo podréis ver el martes que viene, por cierto. Al terminar el acto, se me acercó un extraño bloguero/a (sin especificar) y me dijo acompañado de ciento y pico tics: ¿Sabes que si yo fuera la luna y tu cámara el pie que me pisó seguramente tendríamos más que palabras? Pero la verdad es que no es así, y a mí me parieron en mitad de un partido de Curling en Vélez Málaga.

No sé qué cara puse, pero el tipo con camisola color entre dorado, hez vacuna e imposible, me señaló con mala baba y se quejó por el bostezo que no pude reprimir. Dio un bote a la pata coja y se perdió por la calle saltando y cantando –colorado- un tema de Papá Levante. Pero éste es otro bostezo, más nervioso que aburrido, además, el tiempo… se paró.

Salud!

Comentarios

Anonima Mente ha dicho que…
Todavía me estoy frotando los ojos.No contaba con esta película.Hoy ando un poco perdida.Debo ser la unica que no sabe qué es camara2.oabierta (no os lo tomeis a mal, que todo tiene su historia). Ademas lo de los bitacoras...faltan categoria o me lo parece a mi?.
Perdonadme, de verdad, es que hoy he dormido bien, y no estoy acostumbrada. Se me apelotonan las neuronas, no hay forma de llevarlas al orden, al final me va a dar igual, !!!carajo qué se monten su propia película!!!
Anonima Mente
Juana ha dicho que…
Cuando bostezas, el tiempo se para, es una cosa curiosa, hay un momento en no hay más remedio, has de bostezar.
Me gustó la entrevista, muy interesante.
Anónimo ha dicho que…
"se pasa mal pero sobre todo se pasa el tiempo". Qué bueno.
Yo sabía que en estas situaciones algo ocurría además de esa sensación de injusticia, ese "¿por qué a mi?", pero no acababa de dar con ello.
Capitán Garfio ha dicho que…
Hola Daniel...
¿¿Empezáis este martes verdad??
Estaré detrás del televisor...mejor dicho,delante de la pantalla...jeje
¿¿¿Te llegó lo que te mandé???
Un saludo
Unknown ha dicho que…
Felicidades por el blog, lo consideraré para votarlo entre los blogs de la temática.
Nosotros también estamos dando a conocer www.TuentiAdictos.es y agradecería si lo tienes en cuenta entre tus votaciones para la categoría de "Blog Personal" : http://bitacoras.com/premios09/votar/www.tuentiadictos.es

Saludos
Deprisa ha dicho que…
Hay casos en los que es mejor tener Aperger, o al menos fingirlo. Seguro que entonces tu interlocutor no bostezaría.

Entradas populares de este blog

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza. 
El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa. ¿Qu…

Entrada nueva

Pulsó en "Entrada nueva" para escribir su próximo post, se abrió una puerta y subió a una sala donde le esperaba parte de sí mismo. Allí, para el bien y el sentido común, había montada una mesa llena de aperitivos soñados, vino en prosa y recortes de historias que nunca han sido contadas. Se sentía relajado, cómplice de la ironía que le hacía cosquillas entre una oreja y la palabra; como aquella vez que olvidó su contraseña y tuvo que aceptarse fuera de su perfil. Era una especie de resignación y victoria a la vez. Una batalla ganada a la necesidad de "tener que". Una sonrisa no forzosa acompañaba mejor al vino que corría por su garganta. Era la alegría de saber y de saberse. Y todo esto ocurría gracias a la decisión de salir de aquella entrada que nunca llevaba a nada y que aparentaba dar acceso a todo. 
En aquella sala también había un árbol y un mapa. Eran una misma cosa. Unidos por un link de invierno que llevó su sentido al verano. Él dialogó con muchos de lo…