Ir al contenido principal

CHULETÓN REDENTOR ALEGRE INGESTA

Ya os hablé un día, a través del post titulado El chuletón y la pieza 36, sobre la contradicción del placer carnívoro y la imposibilidad de disfrutar de él por culpa de la rotura de un maxilar… clave para la alegre ingesta. Bien, pues surge una oportunidad inmejorable para la redención. Este regalo viene de la mano de, no podía ser de otro modo, Marcos García, o lo que es lo mismo: Maestro de Cucharete.

¿Eres carnívoro por naturaleza? ¿Qué tal un exquisito chuletón de la mejor calidad? Ah… ¡Que estamos en crisis y no es el momento! ¿Cómo que no? ¿Tienes blog? ¡Pues apúntate al Chuletón & Blogs que organiza Cucharete! Tú pones el blog… ¡Y nosotros el chuletón! ¡Chin Pon! ¡Totalmente GRATIS! ¡Lo que lees! ¡Un chuletón GRATIS! ¡De los de 40 €/kilo! ¡De los buenos! ¡Y el vino también gratis! ¡Todo gratis!

Así de sencillo. Y para entrar en este festín
la norma básica es:

Debes publicar un post en tu blog avisando a tus lectores que te estás apuntando al Chuletón & Blogs que Cucharete celebrará en la Taberna 1929 para los bloggers seleccionados completamente gratis.

Pues aquí está. Dicen que tiene que tener
100 palabras y aplicar la creatividad con esmero. Bueno, pues lo intento, compañeros. Leer vuestro post me ha dado tanta vida que se me ha olvidado que un día, un chuletón –ingerido en territorio rural (Lozoya, Madrid)- acabó con mi pieza 36. Sí, me lo comí a pesar de estar ‘cojo de muelas’… como para no hacerlo. Pero sufrí como un condenado por no poder emplear mis herramientas de ser carnívoro que soy al 100%.

Hoy, maestros, me dais la opción de
reconciliarme con 600 gr de carne de vacuno. Sólo tengo palabras de agradecimiento… Creo que ya van más de 100 caracteres –incluso sin contar el corta y pega de vuestros textos-. Creedme, la creatividad trataré de extraerla o sacarla (o no) a medida que vaya haciendo migas con el animal con el que tendré el placer de fagocitar. Amén.


Salud!

Comentarios

Jose Frechín ha dicho que…
Vaya, que idea más chula, "Chuletón & Blogs", que bueno.

No me uno al festín porque estoy algo deslocalizado, pero si no fuera por eso no me lo perdía, eso seguro.

Lo más que puedo hacer para participar es anarrosear la idea y replicarla localmente.

Un saludo envidioso de mis papilas gustativas.
Anónimo ha dicho que…
Parece que podremos disfrutar de ese chuletón, felicidades. Nos vemos allí ;)

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e