Ir al contenido principal

TÓMATELO CON CALMA, HILAFINO

Tomás Hilafino Donaire se tomó la noche libre y un par de valerianas, pero no quería zanjar el asunto en estado de reposo. Antes del amanecer se reanimó con una bofetada autodidacta y una anfetamina fabricada a mediados de los años 50 por su padre. Con el primer rayo de sol se calzó su camiseta llena de símbolos rurales y una Lambretta dibujada en el hombro. Era seña de identidad y apoyo logístico para afrontar asuntos escabrosos.

Salió a la calle pisando fuerte, se tomó su tiempo y dos anfetas más, antes de entrar en el bar de Lucas. Allí le esperaba Graciano Cebollino Sintregualguna con las cartas sobre la mesa. Lucas no tenía idea del encuentro, pero sí sabía que esa misma tarde debía ir a por Alejandra Hepática a la estación de carromatos alados (Mariana Torpe Dapena esquina con Azufre de lirios). No hizo la vista gorda, pero sí un poco el loco cuando Tomás atravesó el quicio.

Graciano sonreía con cara de poker. Le asomaba su muela de oro (en la que tiene instalada una nanoradio que exhibe con orgullo). Tomás temblaba por dentro, pero La anfeta y la simbología le llenaron de seguridad. Se sentó sin mirarle a los ojos. Tomó aire y empezó el final de esta historia. Acabemos cuanto antes, dijo entre dientes. Vamos allá, respondió Graciano, se sacó un naipe del bolsillo y lo plantó de un golpe en la mesa. Lucas estaba ya histérico y sin poder quitarse a Hepática de la cabeza.

Graciano le dio la vuelta y sentenció: Está bien. Resignado. Se hizo el silencio... Poco después, con la cabeza baja se subió a la mesa y comenzó a bailar... a lo Carlton Banks, castellanizando It's Not Unusual (Tom Jones). No soy yo el que tiene que estar aquí... Bis ...Por qué tuve que zamparme a aquel muflón... Cebollino es el maestro. No soy el que tienes que estar aquí... Bis... Es así, es así, es así (esta parte pronunciado al ritmo de las trompetas).
Finalmente, se tomó un tequila y la vida con más calma.




Salud!

PD.: Tengo entendido que Alejandra llegó tarde, pero trajo alegría y dos disgustos para todos.

Comentarios

Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Creo que no pasó nada después de la segunda anfeta.
Las drogas son malas, sobre todo si son familiares y caducadas. en vez de las valerianas debió tomarse un copazo aprovechando la presencia de la Sra. Hepática.
Anónimo ha dicho que…
Hoy ando un poco perdida, no sé, como el ojo del maniquí. Eso sí, he creído escuchar una extraña melodía que salía de la nanoradio de Graciano, aunque muy bajita, claro.

isabel

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e