Ir al contenido principal

'ELLA' Y SUS CHURRAS CON MEZQUINAS

Dos personajes con cierto aire siniestro, pero simpático, la interrogan... Se muestran implacables. O lo intentan. No quieren dejarse tomar el pelo y sobre todo, ansían conocer su interior más en profundidad. O mejor: el porqué de sus exteriorizaciones. Aunque lo intuyen, no saben realmente a lo que se enfrentan. Es... Ella. Lo importante es no perder el mando. Ellos pretenden dejar claro, desde el principio, que son la autoridad. No hay que dejar resquicio alguno a la duda ni a la ambigüedad.

Interrogador 1: Vamos, no te hagas la tonta, que sabemos eso que se te da muy bien. Habla.

Ella:... (En silencio, es pronto y está como apagada)

Interrogador 2: Tenemos todo el día, no hay prisa, no te agobies, piensa...

----Interrumpe, Vehemente, el interrogador 1, que se llamará Int1, por aquello de abreviar----

Int1: ¿Piensa? Pero qué va a pensar, si es como una autómata. Disimula, mimetiza, vomita, a veces hasta parece reflexionar... pero ahora ¡no mueve ni un gesto de esa cara plana que tiene!

Int2: Déjala respirar, Vehemente, que lo de "tonta" es un cliché. Ésta es más lista que Paquito Vasile y Julepe Carlotti juntos... O que el hambre, como quieras; pero lo suyo es una pose.

----Vehemente pierde la paciencia y da un golpe en la mesa----

Int1: ¡Habla, jodía, o te enchufo!

Int2: Empatiza con ella Vehemente, empatiza. ¿Qué crees que está maquinando? Ponte en su lugar. Piensa como ella, sintoniza con ella, muéstrate en su onda.

Int1: Vale, sigue tú... Te cedo el mando.

Int2: Haber, querida, te has pasado el fin de semana hablando de Farruquito, has mezclado churras con mezquinas. No puedes confundir así a la gente, ¿cómo eres capaz de vender contactos sexuales de madrugada por tus canales más locales, dar una misa por la mañana, augurar nieves a medio día, chismorrear otra vez por la noche, no parar de hablar de fútbol el domingo, vender humo y coches, depilatorios milagrosos... así por las buenas. Y todo para llamar la atención.

----Ella despierta y conecta con ellos, parpadea brúscamente e Int2 pierde el mando----

Ella: Bienvenidos a una nueva edición de noticias (ZAP!!...) No me faltes al respeto, no, no me faltes al respeto tú y déjame terminar, no, déjame terminar tú a mí (ZAP!!...) El lirón careto corteja a su compañera (ZAP!!...) Gooooooooooooool!!! (ZAP!!!) Pero cuéntanos, tú viste a la tonadillera cómo se limpiaba el culo; hombre, limpiar lo que es limpiar, no, yo la vi entrar en el baño (ZAP!!!...).

----Ella se funde en negro, hace una pausa y antes de apagarse concluye mimetizada con la voz de Lorenzo Milá----

Ella: Yo he visto cosas que vosotros jamás comprenderíais (...) Quien sabe si algunas buenas.

----Se apaga----

Int1: ¿Pero tú la has oído?

Int2: Lo siento, no he podido sostener el mando. Tenías razón, es impenetrable la jodía. Pero una cosa te voy a decir, tonta no es.

Int1: No, es gilipollas.

Int2: Gilipollas es el que hace gilipolleces.

Int1: Pues eso.

Int2: Relativiza, Vehemente.

Int1: Qué pesado estás con el empatizar y el relativizar. Vámonos a tomar un pincho de tortilla.

Int2: Venga. Ahí te quedas, Mari. Nos llevamos el mando.

Vehemente y su compañero abandonan el decorado, se desmaquillan, se cambian de ropa y salen al canal restaurantes a tomarse unos pinchitos. Mari, que sigue muy apagada, continúa su reposo. El médico le ha recomendado unas sesiones de En Terapia (In Tratament).

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Sigo pensando lo mismo,me perdonen las cabras.
Capi
Haztelo mirar.
Un saludo
Anónimo ha dicho que…
Sobre ese sujeto de la pantalla,Farru...quito...(la vida),unas lagrimillas y todo perdonao.
Sigo pensando que la justicia no es igual para todos.
Capi
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Yo sólo veo los Documentales de la 2, y no diré nada más si no está presente un abogado.
Anónimo ha dicho que…
Por cierto...¿a como le sale cada lagrimilla?,¿a 20 millones de las antiguas pesetas?
Capi

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e