Ir al contenido principal

'ELLA' Y SUS CHURRAS CON MEZQUINAS

Dos personajes con cierto aire siniestro, pero simpático, la interrogan... Se muestran implacables. O lo intentan. No quieren dejarse tomar el pelo y sobre todo, ansían conocer su interior más en profundidad. O mejor: el porqué de sus exteriorizaciones. Aunque lo intuyen, no saben realmente a lo que se enfrentan. Es... Ella. Lo importante es no perder el mando. Ellos pretenden dejar claro, desde el principio, que son la autoridad. No hay que dejar resquicio alguno a la duda ni a la ambigüedad.

Interrogador 1: Vamos, no te hagas la tonta, que sabemos eso que se te da muy bien. Habla.

Ella:... (En silencio, es pronto y está como apagada)

Interrogador 2: Tenemos todo el día, no hay prisa, no te agobies, piensa...

----Interrumpe, Vehemente, el interrogador 1, que se llamará Int1, por aquello de abreviar----

Int1: ¿Piensa? Pero qué va a pensar, si es como una autómata. Disimula, mimetiza, vomita, a veces hasta parece reflexionar... pero ahora ¡no mueve ni un gesto de esa cara plana que tiene!

Int2: Déjala respirar, Vehemente, que lo de "tonta" es un cliché. Ésta es más lista que Paquito Vasile y Julepe Carlotti juntos... O que el hambre, como quieras; pero lo suyo es una pose.

----Vehemente pierde la paciencia y da un golpe en la mesa----

Int1: ¡Habla, jodía, o te enchufo!

Int2: Empatiza con ella Vehemente, empatiza. ¿Qué crees que está maquinando? Ponte en su lugar. Piensa como ella, sintoniza con ella, muéstrate en su onda.

Int1: Vale, sigue tú... Te cedo el mando.

Int2: Haber, querida, te has pasado el fin de semana hablando de Farruquito, has mezclado churras con mezquinas. No puedes confundir así a la gente, ¿cómo eres capaz de vender contactos sexuales de madrugada por tus canales más locales, dar una misa por la mañana, augurar nieves a medio día, chismorrear otra vez por la noche, no parar de hablar de fútbol el domingo, vender humo y coches, depilatorios milagrosos... así por las buenas. Y todo para llamar la atención.

----Ella despierta y conecta con ellos, parpadea brúscamente e Int2 pierde el mando----

Ella: Bienvenidos a una nueva edición de noticias (ZAP!!...) No me faltes al respeto, no, no me faltes al respeto tú y déjame terminar, no, déjame terminar tú a mí (ZAP!!...) El lirón careto corteja a su compañera (ZAP!!...) Gooooooooooooool!!! (ZAP!!!) Pero cuéntanos, tú viste a la tonadillera cómo se limpiaba el culo; hombre, limpiar lo que es limpiar, no, yo la vi entrar en el baño (ZAP!!!...).

----Ella se funde en negro, hace una pausa y antes de apagarse concluye mimetizada con la voz de Lorenzo Milá----

Ella: Yo he visto cosas que vosotros jamás comprenderíais (...) Quien sabe si algunas buenas.

----Se apaga----

Int1: ¿Pero tú la has oído?

Int2: Lo siento, no he podido sostener el mando. Tenías razón, es impenetrable la jodía. Pero una cosa te voy a decir, tonta no es.

Int1: No, es gilipollas.

Int2: Gilipollas es el que hace gilipolleces.

Int1: Pues eso.

Int2: Relativiza, Vehemente.

Int1: Qué pesado estás con el empatizar y el relativizar. Vámonos a tomar un pincho de tortilla.

Int2: Venga. Ahí te quedas, Mari. Nos llevamos el mando.

Vehemente y su compañero abandonan el decorado, se desmaquillan, se cambian de ropa y salen al canal restaurantes a tomarse unos pinchitos. Mari, que sigue muy apagada, continúa su reposo. El médico le ha recomendado unas sesiones de En Terapia (In Tratament).

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Sigo pensando lo mismo,me perdonen las cabras.
Capi
Haztelo mirar.
Un saludo
Anónimo ha dicho que…
Sobre ese sujeto de la pantalla,Farru...quito...(la vida),unas lagrimillas y todo perdonao.
Sigo pensando que la justicia no es igual para todos.
Capi
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Yo sólo veo los Documentales de la 2, y no diré nada más si no está presente un abogado.
Anónimo ha dicho que…
Por cierto...¿a como le sale cada lagrimilla?,¿a 20 millones de las antiguas pesetas?
Capi

Entradas populares de este blog

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza. 
El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa. ¿Qu…

Entrada nueva

Pulsó en "Entrada nueva" para escribir su próximo post, se abrió una puerta y subió a una sala donde le esperaba parte de sí mismo. Allí, para el bien y el sentido común, había montada una mesa llena de aperitivos soñados, vino en prosa y recortes de historias que nunca han sido contadas. Se sentía relajado, cómplice de la ironía que le hacía cosquillas entre una oreja y la palabra; como aquella vez que olvidó su contraseña y tuvo que aceptarse fuera de su perfil. Era una especie de resignación y victoria a la vez. Una batalla ganada a la necesidad de "tener que". Una sonrisa no forzosa acompañaba mejor al vino que corría por su garganta. Era la alegría de saber y de saberse. Y todo esto ocurría gracias a la decisión de salir de aquella entrada que nunca llevaba a nada y que aparentaba dar acceso a todo. 
En aquella sala también había un árbol y un mapa. Eran una misma cosa. Unidos por un link de invierno que llevó su sentido al verano. Él dialogó con muchos de lo…