Ir al contenido principal

CRISIS DE JUSTICIA EN LA MISMA CALLE

Sobrino Gambeta de Dios me manda estas fotos que podéis ver en el post de hoy. Me cuenta que ayer se dio un paseo por el barrio de Prosperidad (Madrid) y entró en la calle Eugenio Salazar, lo hizo sin pensar; huyendo de la crisis. Un tema sobre el que iba hablando vía móvil (o celular) con su hermano "Rufus T" (que vive en el Hotel Existencia, en Macondo, desde que abandonó su trabajo de reponedor de máquinas dispensadoras de preservativos en Socuéllamos).

Entonces ambos entraron en la calle, Sobrino iba narrándole lo que veía. Resulta que queriendo alejarse de la crisis se metió en un espejo de la misma. Al menos 5 locales (meses atrás establecimientos de éxito) cerrados, un 50% más de carteles de "Se vende" de color 'amarillo desgaste' y un aroma que sin ser claro, te hace abrir los ojos y las fosas nasales ante la realidadmás allá de gracietas guionizadas y sumarios de informativos...

A Sobrino no le gusta regocijarse en los aspectos chungos de la actualidad, así que ve y consigue mirar de lejos para enfocar de cerca. La llamada se cortó, por falta de conexión, y Sobrino se encontró con las imágenes que veis. Conectó con su hermano de nuevo y se partieron de risa. Zapatero José Luis y Tejidos Garzón en la misma calle, en el mismo plano. Parece una broma de la oposición, o un lapsus azaroso y cínico del Gobierno... Sólo falta un local para redondear la muestra: Bermejo Taxidermistas.

PD.: Seguro que a alguno de los comentaristas se le ocurre uno mejor.

Salud!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
si es que claro, huyendo de la crisis, hablando vía celular de la crisis..¿cómo no iba a toparse con ella de golpe?. Por gracia o desgracia al final siempre nos encaminamos hacia nuestras ¿pequeñas? obsesiones.

yo no me arriesgo con un nombre para el local de Bermejo, además tampoco es plan de pisarte el ingenio, jeje.

isabel
Dani Seseña ha dicho que…
Igual, haciendeo mención de la portada de El PAís de hoy y repartiendo, lo mejor sería encontrar otro local llamado: "Bigotes, tramas y correas"

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...