Ir al contenido principal

FE - DE SOSTENIDO

Subido a una caja de cervezas no paraba de llamar la atención: Hooooolaaaaaaaaaaaaaa a todooooooooooos. Veniiiiiiiid, veniiiiiiiiiiid, que tengo algo que deciiiiiir. Un buen puñado de feligreses rodeó el improvisado pedestal de FEDE el Grajo para escuchar lo que tenía que decir. Buena presencia, el pelo engominado, una Belstaff recién salida de Serrano, pantalones Armani a juego con la camisa de Loewe y unos gemelos de oro. Eso sí luce unos pies desnudos con una pedicura impecable. ¿Por qué? Ni idea.

A Dior pongo por testigo… Jamás volveré a pasar por el Enjambre (un lugar de comida aparente pero infumable)… Yo me visto en tiendas a la que vosotros jamás accederíais, Manolos (como se conoce familiarmente a los zapatos que diseña Manolo Blahnic) para mi chica con cuña a las puertas de la memoria viva de Farrah Fawcett… Yo tenía un pingüino en el cenador, una granja en África y un pescado en el congelador… No necesitáis defenderos de vuestra realidad, ahí dentro sólo encontraréis las miserias que llevéis con vosotros…

FEDE no tiene quien le escuche, todos se han ido antes de terminar la última frase. Al contrario que Ricardo Brócoli, es un pijo sin un duro ni fortuna ninguna. Se emancipó con 16 y le nombraron pronto persona muy ingrata en su pueblo: Cajitacómoda de Mesillas Norte. Sableó a sus padres, vendió a su tía y dejó a su primo hermano en la estacada después de pisarle un pié. Le rompió la cabeza a su vecino con una piña inmadura. Hoy cree ser millonario, se sabe cabrón y se gusta hablando sobre una caja vacía pero fuerte… que le sostenga.

Lo que no sabe es que los allí congregados son pagados, figurantes, viandantes en la nómina de Rufino Gastón Rocaletra; digamos, el padrino a la sombra que lleva tras él desde que abandonó Cajitacómoda. FEDE no lo sabe, pero Rufino le organiza bien esa franja -que no termina de atravesar- para evitar que caiga del todo en la locura. Hoy, le ha dejado un tubo nuevo de gomina bajo la almohada. FEDE cree estar bajo perennemente bajo el embrujo de la Leyenda del santo bebedor.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Sigo sin pillarte, pero estoy en ello.
Rubén.
Anónimo ha dicho que…
Oye, Dani. ¿Ahora escribes también en VERTELE o qué? Llevan dos semanas sacacando tus post. Vamos que acabo de leer tu entrada del lunes, la del interrogatorio surrealista a la caja idiota. Ya me dirás, majo.

Lau
Dani Seseña ha dicho que…
No escribo en Vertele, pero cuando alguna de mis "películas" van de la tele, la destacan junto a otros post y artículos de prensa.
Anónimo ha dicho que…
¡¡Francamente menuda pa__ mental la del interrogatorio a la caja! pero reconozco que me eché unas risas. Muy bueno. Y el dueto este entre brócoli y el grajo promete. Deberías meterlos en una entrada comprimida, agitarla y hacer un cóctel fusión tipo Notodo.

Abrazos desde las valencias
Anónimo ha dicho que…
Dani, una cosa, Rufino me recuerda al genio aquel que "emergió del pene" de Martínez. ¿Me equivoco? ¿No es una secuela?
Anónimo ha dicho que…
Esta mañana al levantarme y mirar bajo la almohada he sorprendido a un ratón dejándome pasta y dinero. Lo suficiente para pasar el día a lo grande. Llevaba una nota bajo la pata inferior derecha: "No tienes remedio, pero tampoco rencor. Eso vale 34.99 euros".

¿Qué te parece?

UN ADICTO AL PERIODISMO FICCIÓN del Seseña y Fabio Carabeo
Anónimo ha dicho que…
tengo un colega que me recuerda a fede. jajajajaja
Anónimo ha dicho que…
Al que no lo pilla: ¿Cómo vas?
Anónimo ha dicho que…
me gusta eso de que por muy gilipollas que uno sea siempre hay alguien en la sombra que te cuida y deja cosas debajo de la almohada.

isabel
Anónimo ha dicho que…
Pregunto ahora a APF, porque de verdad que no me entero: ¿hablamos de una versión sublimada "del ratoncito pérez"? ¿o es el clásico ángel de la guarda, pero un poco más cabrón?

el que no pilla nada
Anónimo ha dicho que…
Se me ocurre que Fede podría volver a Cajitacómoda, pasar allí unos días y darse cuenta de que ya no necesita a Rocaletra para que le organice nada. Único inconveniente: eliminar a Rocaletra, tiene un apellido fantástico, mejor interiorizar sus cuidados y recordar su nombre, R.G.Rocaletra.
Buenas noches
Eva
Anónimo ha dicho que…
Qué bueno, Eva!
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Sr. Seseña, comprése ya esa torrot, que ha marcado un punto de inflexión en su Blog, anonadado me quedo con el incremento de comentarios. Que dure!!
Dani Seseña ha dicho que…
Igual hay que invertir, Cyber. Serán las dos ruedas las que han disparado los comentarios? Se me escapa.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e