Ir al contenido principal

DE IP A IP Y TIRO PORQUE POSTEO

Tres IPs con las que saques. No me convences. Pues anda que tú a mí... ¡Venga: trío de ases a la ecuación IP! Es la última frase que recuerda del sueño que tuvo anoche. No sabe cuál fue el resultado de aquella partida con tantas subpartidas a la vez: "mentiroso con dados", "chinos" y alguna modalidad más. Latente Extramuro de Santacarga Marina Botica Mirada, una agente secreta. Supo de su profesión, porque él es así, sabiondo... Y ella, además, se lo confesó tras la segunda copa de vino.

¿Contraespionaje consentido? Es posible. Pero me cuenta que parece el principio de una gran amistad. ¿Cómo se conocieron? Meses antes, una noche cualquiera, un sueño de él se cruzó en mitad de una llamada entrante de ella (de fijo a móvil). Marina colgó a su interlocutor y se puso a charlar con el "yo" onírico de Latente. Y así toda una noche, el tiempo que dura un sueño, más el establecimiento de llamada de ella. Al final, un sms lanzado al aire por error procedente del móvil de la vecina de Latente cortó de cuajo la conversación.

Días más tarde del primero encuentro volvieron a cruzarse. Esta vez fue en una tormenta de ideas. Latente estaba reunido con sus compañeros para parir una genialidad. Cuando éste iba a exponer la suya, notó una melodía polifónica entre hipotálamos. Era ella, que había conseguido su IP emocional. Latente se disculpó, dejó en la mesa su idea por escrito sobre la mesa y se puso a hablar con Marian. Lo logró apretándose la muñeca con una mano y frunciendo el ceño al mismo tiempo. Esa combinación equivale a un establecimiento de llamada libre de tasas.

Ayer se conocieron y coincidieron en una cosa: Quince minutos dan para mucho y a ti te encontré en la calle.

Salud!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
He encontrado una forma de leer lo que Dani escribe que da buen resultado, os la recomiendo a los que no la practicaseis ya. No se trata de "pillar" o no lo que pueda querer decir sino de leerle "entre hipotálamos" , algo así como escuchar una melodía cuya letra está escrita en un idioma que no se conoce bien pero esto es lo de menos.
¿cómo lo veis?
Yo así todavía me divierto mas con sus escritos que tratando de entenderlos.
¡¡¡¡¡Geniales Latente Extramuros... Marina Botica y compañía!!!
Eva
Juana ha dicho que…
Lo intentaré, lo intentaré jajaja digo yo que pillaré algo, como en inglés, que se me da fatal jajajaja gracias por el consejo.
Anónimo ha dicho que…
totalmente de acuerdo eva, y con la melodía entre hipotálamos al final se te acaba colando una IP, que se queda ahí Latente.

isabel
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Vamos a probar a ponernos una antena de telefonía emociomovil que ando un poco mal de cobertura hipotalámica y a ver si funciona :-).
Dani Seseña ha dicho que…
Me lo haré mirar... son ya tantas cosas. Gracias Eva, es más trataré de autoaplicármelo a ver si me entiendo. Cyber, insisto, eres un poeta. Juana, ¿lo has aplicado ya? Cuéntame. Isabel, Latente te envía una cebolla parda con algo escrito sobre ella y que no alcanzo a leer...

Salud!
Anónimo ha dicho que…
jaja, claro, es difícil leer en un plano irregularmente ondulado y distorsionado, pero si lo envía Latente me pondré a ello.

isa

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e