Ir al contenido principal

'EN EL SITIO' A CÁMARA LENTA

Haciendo una pieza para el programa sobre, digamos, lo relativo que es todo (tan coloquial como suena), mirado a través de imágenes a cámara lenta, lo único que me sale hoy es compartir algunos de los vídeos con los que ilustraré el repor; idea, todo sea dicho, de César Vallejo, el realizador de Tras La2. Son vídeos que si bien es cierto no son ninguna novedad, te dejan en el sitio… y un poco fuera de él. Sobre todo cuando me entero de que hace 105 años:

E
l sacerdote y físico austríaco August Musger
(1868-1929) fue el pionero de la técnica de cámara lenta. Patentó en 1904 un dispositivo que modificaba las cámaras cinematográficas para obtener este efecto; sin embargo Musger perdió los derechos de su patente diez años después por no poder pagar los derechos de la misma.


Cien años después, el realizador estadounidense Godfrey Reggio aplicó el efecto cámara rápida a su película Koyaannisqatsi, producida por Coppola. Es la primera parte de la trilogía "Qatsi" que habla del efecto destructivo del mundo moderno en el medio ambiente.




Y al final, de lo rápido a lo lento no hay ni un fragmento de segundo... Casi no se distingue ni la velocidad, porque lo importante es lo que vemos.

Salud!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Muy acertado, nada hay más relativo que todo, y afortunadamente cada uno se sienta en un plano diferente a observar ese todo.

isabel
Anónimo ha dicho que…
Muy interesante Daniel, gracias.
Siempre tuve la duda(desde que lo leí, no fue ocurrencia mía, claro) de si el infinito es un tiempo sin límites o un presente que se detiene. Este post remueve mi inquietud.... pero no me importa, me gusta.
Ladefilo Sinduda
Anónimo ha dicho que…
Gracias, compañeras. Pues yo sigo... en el sitio. A veces, cuando uno se para a "mirar" se encuentras con tantas cosas que cuesta moverse de ese sitio hasta encajarlas a todas. Y el tiempo, siempre de fondo, como ese perenne barco en lontananza de Proust.

Dani
Anónimo ha dicho que…
thank you

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

El verbo y el tren coloquial

Estación de Atocha, Madrid. Enero 2016 Esperaba subirse a un verbo que le llevara lejos. Lejos del último adjetivo que le arrastró hasta el reverso del suelo que pisaba. La mente en blanco y un mapa por recomponer, una geografía por reubicar. La frase de su amiga fue letal. Cada letra iba cargada con verdades que ni él mismo había valorado. Las comas, las pausas, los silencios y lo malditos puntos suspensivos quemaban. Así esperaba ese vehículo redentor. Inquieto, teneroso, tembloroso, entusiasta del desaliento, sabedor de sus miserias, conocedor accidental de las verdades que le dan cuerpo a la mente... ...Y en su maleta tan sólo llevaba un verso contagioso que no escribió. Un texto que recibió por azar de un sueño a través de un diálogo que no sabe cómo empezó pero sí adónde le llevaba.  El murmullo del vagón susurraba desde el fondo del plano. Podía oler el reflejo de su escapada. Imaginaba una huída para empezar, no de cero, pero sí desde un quiebro de sí mismo. Enrai

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...