Ir al contenido principal

SIGI, TÚ JANA, YO UDÓN CON MENSAJE

Una señal, sólo pedía una señal y al final... tras no sé cuántos meses de silencio artístico socio emocional, el pegador freudiano volvió a las andadas. En este caso, me resulta difícil descifrar su mensaje, máxime cuando ha colocado el careto de Sigi en mitad de una de mis calles predilectas (De la Reina), como véis en ese luminoso de un "japo" que no es el "bueno"; el bueno está algo más arriba, un restaurante imprescindible (El Janatomo) si aprecias la comida nipona (con el permiso del maestro Jame Finol y su renovado IKURA). Así que, como decía, aún no entiendo qué me quiere decir su nueva señal.

Esto ocurría el domingo, un día antes de que la perodoncista me cosiera la encía sobre la pieza 36... Todo por aquel maldito chuletón. Mientras me anestesiaba -y yo pensaba en lexatín, juraba en hebreo y fantaseaba con Nolotil- de pronto sonó su móvil. Lo llevaba en un bolsillo de la bata... sonó un tema de Charly García, Promesas sobre bidet. ¡Surrealista! Me entró tal ataque de risa que el torno me arrancó parte de una pequeña parte de la lengua. Como estaba anestesiado hasta las trancas, ni me enteré. Pero os juro que la noche ha sido terrible.

Pero ahora que sé que mi amigo y maestro el pegador sigue pululando y vertiendo poesía por las calles de Madrid, Hidrante y más allá... vivo un poco más tranquilo -con más ánimo- en mitad de esta crisis que me hace mucha 'gracia', sobre todo, cuando por accidente me encuentro en un atasco absurdo, gracias a la gente que quiere meterse a lo embutido en un mega centro comercial por la zona noroeste... ¡Cáspita! Que diría aquel. Bueno, al menos, hoy cumplo dos semanas sin fumar. Y el miércoles me practican mi segunda endodoncia. Espero que al menos en el móvil ajeno, esta vez suene ¡Salud, dinero y amor! Esta vez no me morderé la lengua. SALUD!!

Comentarios

Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Sr. Seseña, reconozco que me tienes "enganchado a tu blog" con tu peculiar peridismo ficción como tu lo denominaste, pero mi limitada mente no pilla una jajaja.
Enhorabuena por las dos semanas. Sigue firme!!!.
dsesena ha dicho que…
Será la vena pupas atléticomaniaca la que te/me engancha... porque si no pillas nada (que ya me extraña, porque no retuerzo nada, más bien oscurezco con claridad)... y sigues aquí cada día, ya me dirás. De todos modos, hubo un comentario tuyo que me gustó mucho. Se lo hiciste a Eva, sobre la interpretación del post de "salud, belleza, pelucas y desencuentros escaparatísticos".

Miguel Ángel, gracias por leerme. De verdad, se agradece mucho. Un abrazo enorme.
Anónimo ha dicho que…
Dos semanas ya es camino sin fumar,sigue así,piensa en cuanta gente quiere y no puede.
Tu lo conseguiras
Saludos
Capi
copifate ha dicho que…
Pero que pasa! ¿Nadie se alegra de que el poeta pegador haya vuelto a aparecer?
Estuve en el Janatomo hace poco. El dueño, ya anciano, se me acercó a saludarme como si me conociera de toda la vida. Empezó a finales de los 60 en la misma calle de la Reina con un restaurante chino al que yo iba mucho y en el que una vez se me quedaron paralizadas las dos manos, mientras notaba como el pelo se disparaba tirándome del cuero cabelludo. Fue una experiencia alucinógena. No me ha vuelto a pasar. Que el poeta freudiano se pasee por todo eso también es un alucine. Estoy investigando si en inglés Jap y nes tienen sentido o Japnes. Lo más seguro es que le gusten los japos como al Seseña.

Entradas populares de este blog

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza. 
El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa. ¿Qu…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Entrada nueva

Pulsó en "Entrada nueva" para escribir su próximo post, se abrió una puerta y subió a una sala donde le esperaba parte de sí mismo. Allí, para el bien y el sentido común, había montada una mesa llena de aperitivos soñados, vino en prosa y recortes de historias que nunca han sido contadas. Se sentía relajado, cómplice de la ironía que le hacía cosquillas entre una oreja y la palabra; como aquella vez que olvidó su contraseña y tuvo que aceptarse fuera de su perfil. Era una especie de resignación y victoria a la vez. Una batalla ganada a la necesidad de "tener que". Una sonrisa no forzosa acompañaba mejor al vino que corría por su garganta. Era la alegría de saber y de saberse. Y todo esto ocurría gracias a la decisión de salir de aquella entrada que nunca llevaba a nada y que aparentaba dar acceso a todo. 
En aquella sala también había un árbol y un mapa. Eran una misma cosa. Unidos por un link de invierno que llevó su sentido al verano. Él dialogó con muchos de lo…