Ir al contenido principal

INCOMPATIBLE CONSIGO MISMO

Por Fabio Carabeo

Rodri es incompatible. Lo es en general y consigo mismo. Pero fundamentalmente consigo mismo. Se lo acaba de diagnosticar el doctor Bit de Ruíz y Plasma. Los síntomas comenzaron a surgir a raíz de una mala conexión de memoria. Un día se olvidó de que había quedado con Javi, su primo, y le dejó colgado. Desde entonces no enlaza bien las ideas, no arranca el día con buen pie y Javi, hasta hace nada, no le hablaba. Ahora sabe por qué le dejó colgado, por lo tanto no hay enfado.

El doctor Bit de Ruíz y Plasma le ha recomendado un tratamiento que consiste en escribir con los ojos cerrados sobre papel frases inconexas en círculos de izquierda a derecha... y las frases al revés, es decir así: ísa riced se, séver sesarf sal y... De fondo tiene que poner el Hotel, dulce hotel de Sabina y pensar en cómo está sin él mismo. Después tiene que repetir el proceso, poner los pies en alto y enjuagarse la boca con sirope de betadine dulce. Al acostarse, debe hacerlo al lado contrario del habitual. Y al despertar dará dos vueltas a la cama, a pata coja mientras piensa en la primera página web que visitó.

Creo que hoy evoluciona favorablemente. Quise pedir cita con el doctor Bit de Ruíz y Plasma por un problema similar de incompatibilidad, en este caso con mis recuerdos infantiles, pero mi seguro médico es no es compatible con su sociedad. Ahora estoy escribiendo en círculos, pero no consigo indexar, tampoco dormir ni mucho menos mirar para otro lado.

Salud!

Comentarios

Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Puff, presento sintomatología similar a la de Rodrigo, pero después de escribir en circulos no consigo averiguar si las frases eran inconexas. El maldito sirope de betadine dulce como pega, los circulos hacen S. Menuda resaca!! aunque pensandolo bien igual el dolor de cabeza fue por intentar dar las dos vueltas a la cama aunque un lado estuviera pegado contra la pared. Al final creo que mientras el Dr. Bit me da cita cambiare el Hotel Dulce Hotel por el No Me Canso, pero el bueno, el de Chaoen.
Anónimo ha dicho que…
Dile al Dr. que te lo mire bien,creo que es más complicado de lo que parece...
Capi
Anónimo ha dicho que…
creo que empiezo a pillarte. últimamente no me indexo de nada, pero ahora que leo este post me embebo de todo.

El indexado oo11
Anónimo ha dicho que…
Yo no soy doctora, pero anda que recomendar un disco cuyo título se lee igual de derecha a izquierda que de izquierda a derecha..
Para la incompatibilidad con los recuerdos infantiles yo le recomendaría a Fabio "odnum led asomreh sám nóicnac al".

isabel
Juana ha dicho que…
Pues nada, a tomárselo con calma, es que en este mundo moderno es todo ¡tan incompatible!.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e