Ir al contenido principal

LEGIONARIO FIGURADO ANTE MURO

Lo peor que te puede pasar (siempre hablando en sentido figurado) es levantarte con/de mala hostia. Porque pocas cosas pueden hacer cambiar el rumbo de semejante estado. Pero a Manolo Machaquita se lo giraron con eso: ¡una buena hostia! Fue poner el pie izquierdo en la calle –le falta el derecho debido a un accidente que nunca ha contado con detalle-, mirar al tuerto, después al número premiado y comprobar finalmente que acababa de convertirse en millonario.

Manolo Machaquita es ex camello, ex legionario y amigo de sus enemigos, nunca se ha llevado bien con sus seres más queridos. Con 50 le sobrevino una espontánea y puntual homosexualidad, ahora con 70 y enganchado a la ex de Ramiro el payaso decadente, es multimillonario, cojo y curado de malas hostias. Lo primero que ha hecho nada más conocer la noticia es comprarse una broca con cabeza de diamante pata taladrar un muro que se le resiste hace tiempo.

Lo mejor que te puede pasar (casi siempre… en sentido literal) es que te cures en salud, te comas un dónut de los de siempre, estés bien con tu chica y llevarte un pico de la ONCE. Pero como casi nada figura en este mundo literal y los todos no suelen existir, a Manolo Machaquita no le ha quedado más remedio que ir al oculista, porque su incipiente ceguera le impidió comprobar que el último 2 de su boleto le devolvía a la realidad; también el muro que no consigue romper… ni con cabeza de diamante.

Salud!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Da pena Manolo Machaquita. No se le da bien ni el sentido figurado, ni el sentido literal. Quizás debería probar con un cambio de sentidos. Los sentidos son cinco y los consentidos... legión. A Manolo le falta el de la vista y el del bricolage, que los reune todos, así que renuncie a los sentidos y se pase a los presentidos que dan mucho juego, más que la ONCE.
Dani Seseña ha dicho que…
Creo que todo le viene de cuando era "goyesco" de pequeño. Tú figuras, le dijo el padre, literalmente... pero nunca especificó. Y a un niño como Manolo, con todo lo que tenía de crío encima y por delante, como no se le especifique la figuración... termina como Machaquita; bajo una legión de muros.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e