Ir al contenido principal

LA QUEJA DE FRECUENTE TAIMADO

No se levantó ni con el pie izquierdo ni con el derecho, sino con la cabeza. En otras palabras: se cayó redondo al suelo y del golpazo se despertó. Se avecinaba un día extraño y hostil. Para empezar, el chichón que se le formó en la frente tomó postura en el asunto y habló para llamarle gilipollas. Arturo Jazmín no podía entender lo que estaba pasando, pero en el transcurso de la conversación que mantendría, seriamente, con Frecuente Taimado (el chichón) iba a comprender que su incosciente tenía mucho que decirle esa mañana.

Frecuente insistía en que él sólo era un síntoma, una molesta expresión de un argumento que pugnaba por salir a la luz tras años de exilio en el interior. Jazmín es poco introspectivo, pero cuando se vio dos horas chalando con tanta profundidad con su frente abultada, aceptó su realidad: no se conocía tan bien como creía y presumía. Poco después se raspó 'sin querer' (queriendo, como diría el Chavo del 8) en el gemelo derecho y de ahí salió una expresión nueva. Además del grito, un nuevo extremo de sí mismo emergió de su anatomía para llamarle la atención... también se apuntó al "gilipollas" pronunciado por Frecuente horas antes.

Tenía forma de raspón, se llamaba Turienzo Marquetería y sus ojos no invitaban a un diálogo amable, más bien lo contrario. Su gemelo -muy tocado- le puso a caldo. Le echó en cara a Jazmín su falta de tacto con los seres cercanos que hacen de gregarios en su vida. Los que le asisten sin preguntar ni quejarse de nada. ¿Sabes a lo que se enfrenta un gemelo? Tiramos de ti sujetamos y también tenemos inquietudes, pero la vida nos ha puesto a esta altura y por aquí abajo nadie se digna mirar ni mucho menos preguntar. ¡Duele, Jazmín, duele! No nos raspes más.

Y así siguieron a lo largo del día:
Mariano Ocular (imaginaos por qué cuenca salió éste), Truco de Nada (el colectivo de falanges), Marieta Cuclilla (portavoz de ambas rodillas) y así todo el... esqueleto de Arturo Jazmín. Ayer me crucé con él en la consulta del doctor Antebrazo. Una eminencia en la disciplina moderna de la Mayéutica. Le vi mucho mejor, sólo llevaba un dedo vendado y Frecuente descansaba ya en paz y... para dentro.

Salud!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
No me fiaría yo de los doctores por mucha eminencia que sean... quién te asegura que es Frecuente el que ha quedado para adentro y no el propio Arturo Jazmín, por gilipollas.

isabel
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Si va al doctor, y encima es una eminencia, sólo le salva que la enfermera lo controle. Las eminencias tienen tendencia a cagarla cuando no dan conferencias. Esperemos que al menos no vaya recomendado, si no no le salva nadie (No hay patología peor que el Sindrome del Recomendado)

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e