Ir al contenido principal

CUATROQUESOS BUSCA SU CUADRO

Un cordero con cara de hombrecillo degollado, un perro mordido por un treintañero que gesticula como una bellota, una mandarina que baila flamenco sobre lo más alto de sí misma y un mendrugo con forma semihumana. Son los protagonistas de lienzo que Omar Cuatroquesos Ortiz ha encontrado abandonado esta mañana en la basura. ¡Es realismo puro! Exclama a su lado Rubén el Mago *, que pasa de largo muy cerca de Omar.

Poco a poco el cuadro va llamando la atención de más vecinos, que se agolpan a su alrededor. Omar toma postura y se postula como el autor… al menos, del hallazgo. Comentan, opinan, vomitan. Parece que la figura más popular es la de la mandarina flamenca. Para Omar, sin embargo, el cordero es el centro de gravedad. Y empieza a estar harto, celoso de las opiniones vacías –asegura- de los demás. Así que en un acto impetuoso-artístico con mucho arrojo y desdén (de estos dos ya os hablaré otro día, que son caso aparte), agarra el cuadro y se lo sube a su casa.

Una vez en el vestíbulo (también conocido como recibidor), todavía en obras (comenzaron en Julio de 1986 y siguen vigentes en febrero de 2009), el lienzo salió por patas, se fijó en la pared del fondo y a la pared del fondo que se fijó. Por su cuenta y riesgo eligió destino a cambio de nada. Omar asumió el estacionamiento pictórico y se hizo un bocadillo de nueces con sirope de coronilla deprimida. Él es así, melenudo con faltas regulares y capilares en su cuero cabelludo, pero acepta 'cuadro' como filmina de compañía.

Antes de acostarse, horas después, el cordero rompe los límites empapado aún en óleo y se mete en la cama con Omar, con la misma cara de hombrecillo degollado. Le dice: buenas noches, Omar. Si no fuera por ti, hoy estaríamos durmiendo entre escombros reciclados sin gusto. Omar duerme. Descansa en paz, Omar.

Salud!

----------

*Rubén el mago es un prestidigitador que combina la mendicidad con los trucos más surrealistas. Ha protagonizado algún post que otro en MISTERVÉRTIGO.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
me ha gustado mucho, qué tierno Cuatroquesos. Y el cordero.
Me quedo con ganas de saber más de Arrojo y Desdén.
Anónimo ha dicho que…
se me olvidaba que ya no estoy en el anonimato.

isabel
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Aunque como suele ocurrir, lo pillo a medias, tienes un talento desbordante y al parecer inagotable para el periodismo ficción, y me encanta leer cada capítulo de este peculiar periódico de la semirealidad
Anónimo ha dicho que…
a mi el de hoy me ha dejado un poco encogido todo. Muy bueno.
Anónimo ha dicho que…
Informando desde el turco: El conductor de la guagua se llama Omar. Tıene una gran barrıga en la que posa el te de manzana hablando con sus amıgos: Desden y furıa. (hasta aquı homenaje a Danıel por su post)
Estoy a los pıes de Troya. Manana veremos lo que queda: lo ımportante es la odısea de haber llegado hasta aquı. Pısar el terreno de la leyenda. Sentır a Homero y con suerte que Ulıses nos engane con una de sus tretas.
Despues de Troya, cruzaremos los Dardanelos como Darıo y pısaremos tıerra europea y por la noche Estambul-Constantınopla-Bızancıo
Fırmado: El ıncreıble URL

Entradas populares de este blog

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza. 
El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa. ¿Qu…

Entrada nueva

Pulsó en "Entrada nueva" para escribir su próximo post, se abrió una puerta y subió a una sala donde le esperaba parte de sí mismo. Allí, para el bien y el sentido común, había montada una mesa llena de aperitivos soñados, vino en prosa y recortes de historias que nunca han sido contadas. Se sentía relajado, cómplice de la ironía que le hacía cosquillas entre una oreja y la palabra; como aquella vez que olvidó su contraseña y tuvo que aceptarse fuera de su perfil. Era una especie de resignación y victoria a la vez. Una batalla ganada a la necesidad de "tener que". Una sonrisa no forzosa acompañaba mejor al vino que corría por su garganta. Era la alegría de saber y de saberse. Y todo esto ocurría gracias a la decisión de salir de aquella entrada que nunca llevaba a nada y que aparentaba dar acceso a todo. 
En aquella sala también había un árbol y un mapa. Eran una misma cosa. Unidos por un link de invierno que llevó su sentido al verano. Él dialogó con muchos de lo…