Ir al contenido principal

CONTRA LA CEGUERA: PREGUNTAR

Mientras terminaba de descargarse el concierto No.1 de Tchaikovsky para piano y orquesta, Rinher Puchero bajó a por el pan, se mordió parte de la uña desatendida y limpió un rayajo de la pared (que también, como la uña, estaba en espera). En todo ese intervalo de fenómenos para normales hizo un hueco... para pensar en lo mucho que detesta un aspecto en concreto de sí mismo: marear la perdiz cuando tiene que tratar un tema conflictivo con su vecino, Rai Foucault.

En este caso, el conflicto reside en superar lo mal que se caen desde hace unos meses. Pero saben que han de restablecer una convivencia sana. Se conocen desde críos y siempre se han considerado "mejores amigos", pero algo torció -no de golpe- las cosas. Rinher decidió -eso sí fue de pronto- preguntar por qué en relación con algunas costumbres compartidas y Foucault se quedó con el péndulo -que no con el bolo- colgando. Se cabreó y empezó a reprocharle argumentos reprimidos desde la infancia.

La ruptura entre ellos fue inminente. Más por parte de Rai que de Puchero. Una vez formulada la primera pregunta, llegó la segunda, la tercera y todas las demás. Rinhern podía parar de preguntarse por cosas que jamás había cuestionado. Algo parecido a lo que le ocurrió a Código Daiton en su fortín. Pero la primera cuestión fue letal: ¿Por qué sigues cobrando de la comunidad si ya no eres portero?

Dejó de marear la perdiz que había comprado en el mercado de Chamberí y directamente la retorció el pescuezo. Después se tomó unas olivillas acompañadas con un Ribera que prefiere no desvelar. Dejó el hipo que suele alquilar en momentos así y llamó a la puerta de Rai. Éste, descompuesto trató de intimidarle con los roles que siempre han mantenido: Rai el "tomadecisiones" y Rinher el "medejollevar". Pero Puchero ya no es el mismo... no sucumbe. El desenlace... se verá.

Mucha Salud!
-------------
*La imagen: El Grito, de Antonio Saura.

Comentarios

Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Esperamos ansiosos la segunda parte. Promete. A ver por donde sale la cosa.
Anónimo ha dicho que…
esta historia de fenómenos para normales (qué bueno!!!) me sugiere varios desenlaces, que pasan por sucumbir, abrazarse, mandarse a la mierda perdiz en mano.. Me los quedo, pienso y sonrío y espero ese final de verdad. isa
Dani Seseña ha dicho que…
No sé si lo veremos, a mí me inquieta mucho. No sé por dónde va a salir esta película. Tiembla Eeeeeepaña (pronunciado sin "s", ni líquida ni sólida, ni mucho menos gaseosa).
Anónimo ha dicho que…
aunque no lo veamos por algún sitio acabará saliendo, seguro. De todas formas yo tengo mis finales de esta historia guardados por si acaso no aguantase quedarme con la duda para normal(es).

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e