Ir al contenido principal

EL PARAGUAS REANIMÓ A LA ESTRELLA DE LA RADIO: EL APARCACOCHES

Mr.Espíritusanto (@espiritusanto) y un servido servidor salíamos de comer de Lalanda. Él haciendo una pausa en su periodismo ciudadano y yo buscando la crónica de ficción, más allá de Tras La2. Y qué coñas tiene la realidad que nada más cruzar la puerta, nos encontramos con el panorama que véis en la imagen. Inmediatamente lo apodó como "Radioparaguas" en su twitpic y yo encontré la glosa surreal que buscaba... Eso sí, con un sujeto-objeto muy tangible.

Cómo no, me vino a la cabeza aquel pasaje memorable de El Leviatán (Paul Auster), en el que un personaje muy carismático invita a Benjamin Sachs a refugiarse bajo su paraguas con varillas pero sin tela impermeable... la tormenta era salvaje y Benjamin, sin dudarlo, se protege de ella bajo aquel techo encantador.

En este caso el personaje, bien podría llamarse Manto Gutiérrez. Es el aparcacoches del garito de al lado y viste un peto fluorescente amarillo ácido. Ésta es su casa, su puesto, y ella... su mejor e inseparable amiga: un viejo transistor suturado por una goma, ya poco elástica (que impide que se descuajaringue). Seguramente, sepa más de lo que calla bajo el paraguas sobre, por ejemplo, el crimen de Martínez, la resurrección de Casimiro o el arte emancipatorio de Rodolfo. Investigaremos.

Salud!

Comentarios

José Ignacio Mortilotti ha dicho que…
La radio que nos protege del chaparrón de política de otros medios...¿? :D
Sin duda, curioso y muy conceptual
Dani Seseña ha dicho que…
Qué bien traído! Por cierto, seguro que por las increíbles calles de Oviedo se mueven miles de historias como ésta, no? Mándame alguna pista, compañero bloguero!
Oscar Espiritusanto ha dicho que…
Decía @casal cuando envíe la foto a twitter que la radio tiene sintonizada Intereconomía. Curioso que sea un "Transistor con GOMA" el que tenga Intereconomía después de ver el vídeo que compartías en Facebook. (http://www.youtube.com/watch?v=xvx4sjQspnM)

Abrazo amigo ;)

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

El verbo y el tren coloquial

Estación de Atocha, Madrid. Enero 2016 Esperaba subirse a un verbo que le llevara lejos. Lejos del último adjetivo que le arrastró hasta el reverso del suelo que pisaba. La mente en blanco y un mapa por recomponer, una geografía por reubicar. La frase de su amiga fue letal. Cada letra iba cargada con verdades que ni él mismo había valorado. Las comas, las pausas, los silencios y lo malditos puntos suspensivos quemaban. Así esperaba ese vehículo redentor. Inquieto, teneroso, tembloroso, entusiasta del desaliento, sabedor de sus miserias, conocedor accidental de las verdades que le dan cuerpo a la mente... ...Y en su maleta tan sólo llevaba un verso contagioso que no escribió. Un texto que recibió por azar de un sueño a través de un diálogo que no sabe cómo empezó pero sí adónde le llevaba.  El murmullo del vagón susurraba desde el fondo del plano. Podía oler el reflejo de su escapada. Imaginaba una huída para empezar, no de cero, pero sí desde un quiebro de sí mismo. Enrai

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...