Ir al contenido principal

POLVO SOMOS Y YA NO ES PUTA

Lo dejo, Román, lo dejo. Así, con esta contundencia y en mitad de una felación de amistad, Grosella Cimbagüe abandonó la prostitución a sus 73 años. Cincuenta años siendo puta era suficiente, pensó. Ahora tenía que redireccionarse, previa actualización. No fue algo repentino, Digamos que llevaba un año empedrando el camino hacia otra ladera gracias a Kato Mau.

Sólo follaron una vez. Un día a ella, de pronto, le dio por preguntar por el origen del concepto polvo en medio del mismo. Y él, concluída la eyaculación, contestó: Me lo he preguntado muchas veces y creo que tiene que ver con aquello de que "polvo somos y en polvo nos convertiremos"... Cuando 'lo hacemos' siento como si mutara en millones de partículas.

Y tras semejante conversación pasaron al salón de té y después a un diálogo permanente. Un día preguntaba uno y al siguiente la otra. Sin cash de por medio, todo por -ahora sí- una sana relación de amistad. Él no conocía de nada a sus padres ni a su hija Graciana ni por supuesto a su nieta Mazuela. Sólo lo que ella le contaba. Un día Grosella, en un ejercicio de sinceridad necesaria, dejó caer -con fuerza- que sus hijos eran unos desagradecidos y que sus padres, de algún modo, la habían dejado al margen... en general.

Kato, muy prudente y no menos sorprendido, repitió sus palabras pero en tono de pregunta. Y ella al escucharlas se colapsó, empezó a hiperventilar y cayó al suelo. ¡¡Cómo te atreves!! Montó en cólera. Pero sabía que aquellas frases habían salido de su boca. La guerra había comenzado y no con Kato precisamente.

Un año después de abrir la primera compuerta deja su piso de puta para alquilarse un apartamento en la localidad de Temprana Alta; donde, dicen, los arranques nunca son de cero... la antigüedad cuenta.

La imagen

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Qué irónica puede llegar a ser la vida. Muchas veces también me he preguntado por qué nos resistimos tanto a admitir las fisuras de nuestra propia realidad. Muy buena la historia y sus personajes, Dani.

Fdo.: Fernando Ulterior
La boticaria ha dicho que…
Me encanta Grosella. Este post me recuerda a esos sueños en los que te ves en pelotas en medio de la gente. Porque precisamente cuando por fin te das cuenta tú misma de que estás desnuda sales corriendo a vestirte su solita.
Anónimo ha dicho que…
parece que los traumas no son tales hasta que los oímos en boca ajena, cuando suenan alto y claro.
Ficho (a) Kato Mau y me quedo con la frase final, qué bueno. isa
Anónimo ha dicho que…
"Los arranques nunca son de cero", aunque arranque su vida en "punto muerto" cediendo el paso y tomando la direccion obligatoria de su nueva pregunta.

Fdo.: en boca silente no entran mosqueos (ajenos)
Juana ha dicho que…
Polvo somos
en polvo nos convertiremos
da igual a lo que nos dediquemos
siempre así terminaremos.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e