Ir al contenido principal

DADO QUE PASA, SAL Y ENTRA

Me cuenta Dado Elciego que No era ni medioyo y apenas llegaba al yo completo. Más bien parecía una mangaentera. Pero con vasos a medias y llenos a la mitad, decidí dar el paso y salir a la calle... Harto de mi agorafobia. Hacía tiempo que conocía el origen de mi enfermedad, pero me faltaba algún martillo o llave inglesa descatalogada para completar el desatascado completo de mis tuberías.

Estamos apoyados en un muro de la calle Faz (cruza con Cruce). Está tembloroso, pero contento por pisar la calle con el miedo controlado... No sé muy bien qué decirle y la verdad es que no creo que quiera que le diga nada, sólo que esté ahí. Así que estoy. Dice que de pequeño nunca daba problemas, excepto cuando se enfadaba. Le adoraban hasta que comenzó a cambiar cosas de sitio. A ordenar sus juguetes.

Su madre Pisuerga María y su padre Paco Roa contuvieron el dique lo que pudieron, pero cuando Dado pasó de hacer preguntas inocentes, a necesitar salir para mirar de lejos el lugar en el que se había educado, empezaron a darle de lado. Entonces decidió salir, con 16 años, se tropezó (sabe hoy que no fue por accidente) y vio cómo su cara se estampaba contra el espacio abierto que descansaba sobre el asfalto. Comenzó, entonces, el miedo -a priori- crónico.

No tiene a nadie (no especifica), pero al menos, vuelve a querer salir y soy testigo de que se sostiene. A ver si le convenzo para ir a tomarnos unos churros al café Torpón.

Salud!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
este post deja algo especial al leerlo y al mirarlo (qué foto!!), una tierna nostalgia y el recuerdo de otro gran post anterior.
Y ese intentar levantarse a pesar.

Recordando a W.

P.D: convéncele para esos churros anda.
Juana ha dicho que…
Seguro que le convences, cuando alguien te anima, siempre puedes caminar sin miedo a caerte.
Los churros siempre serán una gran tentación.
Anónimo ha dicho que…
La importancia no está en el churro o la mediamanga o la mangotera, lo importante es el "diloqués". El yocompleto es dificil de conseguir pero "pandarpor casas" los venden buenos en mediamarca.
Fdo: Tapón
Tania Sagredo ha dicho que…
Hola Daniel, me llamo Tania Sagredo, soy chilena y periodista. Me gustó mucho tu blog y quería preguntarte si puedo agregarte como colaborador a mi página http://www.alabordaje.cl para poder publicar algunos de tus post.
Respondeme al mail, por favor
Gracias
Un abrazo
La Zapateta ha dicho que…
Leyendo tu post se me ocurre que no hay tipificada ninguna patología relacionada con el miedo a navegar por la red social, pero estoy seguro de que ya existe como enfermedad y que no se tardará mucho en ponerle nombre. Yo propongo: webgorafobia. Sé que es una propuesta facilona e invito a los comentaristas a definir un término nuevo.
Dani Seseña ha dicho que…
No sé si le convenceré, no sé si es una patología, no tengo ni idea si la clave es el "diloqués", seguro que me quedaré con las ganas de churros en Torpón...

Pero sí sé que con un poco de esto y de lo otro, o sea, de me sacudo mi propio miedo y te ayudo con el tuyo, Dado y quien sea podrá vivir tranquilo (con toda la complejidad y simpleza de la palabra).
Anónimo ha dicho que…
Zapateta, yo llamaría a una variante de esa enfermedad relacionada con las redes sociales "quieresermiamigofobia". A veces da mucho miedo. isa

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e