Ir al contenido principal

NORMO G., POR TU WEBCAM ME COLÉ

Normo G. (nombre de tapadillo) ha inventado un sistema por el cual puede conectarse a todas las webcams del mundo, las que le dé la gana. Y el usuario jamás notará que un sujeto desconocido le está observado. Me lo confesaba mientras tomábamos una horchata otoñal en el bar de Lacio Mendoza, cerca de algún lugar fuera de mapas y callejeros.

Lo inventó hace años, pero es ahora cuando portátiles y miniportátiles se extienden por todas partes, cuando está viendo más caras e historias que nunca a través de su receptor. El nombre del software es sencillo: ojo sin puntos ni ceros... Y sus intenciones no son malas. Sencillamente quiere mirar, espiar, analizar al ser humano frente al pc. Ha entrado en la intimidad de su madre, su padre, en la de sus hermanos/as y las novias y novios de sus hermanos/as...

Que nadie piense lo primero que se piensa cuando hay voayeurismo de por medio. No se excita, porque Normo G. es asexual, indiferente. Es raro. Su obsesión es construir una historia con las de las demás. Un perfil de intimidad virtualoide. Sin embargo algo ha visto que le ha inquietado y le ha llevado hasta aquí... a Lacio Mendoza.

Ha visto al Rey, a Obama, a Zapatero e incluso a Ricardo Costa, a Zelaya... ¡A Bin Laden con aspecto de Ronald McDonald! Ha mirado a los ojos de Maradona, Pau Gasol, Letizia Ortiz, German y La Toya Jackson, Samanta Fox, J.M.Coetzee, Lula, Jordi Estadella... Y no le han soprendido ni desilusionado después de verles 'relajados' (que da para 1000 series y programas)...

...Sin embargo está hundido porque sin querer entró por una webcam de un anónimo que le repugnó, le removió, le abofeteó con su presencia, con su asepsia, con su ningunéo hacia sí mismo... No le reconoció hasta que puso cara de pipa. Supo entonces que era él. Le he dicho que vaya de cabeza a la consulta del antenista, Fisgó­n Tubería. ¿He hecho bien? ¡Qué cosas!

Comentarios

Capitán Garfio ha dicho que…
Normo G...G de Garfio,es primo mío y como él me gusta ver y entrar a blogs,es herencia de familia.....
Gracias a la puerta que me abrió,un buen amigo tuyo y que desde entonces le he sacado mucho partido,creo que haciendo la ronda por los blogs,me pilló con las manos en la masa....dale un saludo de mi parte.....
Juana ha dicho que…
Reconozco que siento cierta "incomodidad" ante la lente de mi portatil, por eso la tengo deshabilitada y tapada con un papel.
Soy profundamente tímida.
Anónimo ha dicho que…
Son los riesgos de mirar, ya sea en pcs o en la calle. Me recuerda a cuando miraste a Casimiro una vez y él te devolvió la mirada. isa

P.D: una vez alguien me dijo que le producía curiosidad saber qué cara ponía yo frente al PC cuando escribía. Yo también me lo pregunto, pero ahora sabemos a quién preguntar.
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Si es que es normal que acabara así, tanto cotilleo no puede ser bueno, no hay más que ver coo están los pseudoperiodistas y tertulianos de prensa rosa

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e